Y lo más leído es…

No sé si ustedes se fijan en ello. Seguro que muchos sí. Yo lo hago con frecuencia. Me refiero a lo más leído de las ediciones digitales de los medios de comunicación. Sí, esa pequeña caja  que recoge qué noticias están siendo las más leídas por los internautas.

Y lo busco siempre porque esa información dice mucho del tipo de medio de comunicación que es, de lo que leen los lectores, y, para mí, como periodista, también dice mucho de qué historias enganchan por sus titulares, por su presentación. Sí, ambos aspectos son clave para no pasar de largo ante una información. Y eso explica que muchas veces la noticia más leída tenga poca o ninguna relación con la actualidad. Es más, con frecuencia las noticias más leídas siguen conservando esa etiqueta más allá de un día.

Dejemos a un lado ltitularesas historias que enganchan por el morbo (habitualmente las relaciones con el sexo, como ocurrió hace unos días en El País con la noticia “Tigresas blancas: las diosas del sexo oral”, que se mantuvo varios días como la más leída) o las de rabiosa actualidad (como fue el caso de la liberación de la etarra Inés del Río o los fallecidos en la mina de León por el escape de gas).

Vayamos a las historias que, sin despertar el morbo o estar pegadas a la actualidad, enganchan a los lectores por un buen titular, por una buena presentación. Si las analizamos con atención, podemos sacar buenas lecciones de comunicación para estos tiempos, para la Comunicación del Siglo XXI que, pese a que algunos se empeñen, tiene poco o nada que ver con la de hace solo 10 o 15 años.  Lecciones que no sólo deberían tener presente los periodistas, sino también las empresas, que a veces se obcecan en lanzar notas de prensa con titulares que para ellos serán titulares y grandes noticias, pero que desde luego, no lo son para nadie más. Y,  por tanto, no van a ir a ningún sitio.

Así que, si me lo permiten, me gustaría compartir algunas ideas sobre lo que entiendo que sería un buen titular que, si además lleva buen contenido detrás y una buena presentación delante, sería susceptible de entrar en esa lista de las noticias más leídas.

Sugerente. No lo diga todo. No desvele todo el misterio. Deje algo para que el lector tenga ganas de saber más y pinche (si hablamos de un medio digital) o pase más allá del titular y la entradilla (si hablamos de un medio impreso). Si con el titular, está todo visto, ¿para qué va a querer el lector leer más? titular2

Sorprendente. Si el titular me deja igual que antes de leerlo, mal. Intente provocar alguna emoción en mí. Cuánto menos me lo espere, cuando más vaya en contra de la lógica, más llamará mi atención. Sí, hablo de la vieja teoría periodística de “hombre muerde a perro” pero no con la aquella estrechez de miras. Lo que quiero decir es que a un titular hay que darle muchas vueltas para conseguir realmente un buen titular. Piense otro enfoque, póngalo patas arriba a ver qué sucede… “¿De verdad me compensa contratar a un becario?” (Expansión)

3.      Olvide las cifras y los tecnicismos. Déjelos para el contenido del texto. Lo que el titular tiene que sugerir es una historia, una historia atractiva. Aquella época en la que los periodistas pensaban que sin una cifra no tenían un titular –lamentablemente, muchos siguen pensando todavía lo mismo- está ya muy lejos. Miren las noticias más leídas de los principales medios de comunicación y entenderán lo que les digo. Pocas –de las que estamos hablando, es decir, las no ligadas a la actualidad- tienen una cifra en su titular.

4.      Dé voz a los protagonistas. Si hay posibilidad de que el titular sea la frase de una de las personas protagonistas de la historia, no lo dude. Lleve eso al titular. Nada tiene más fuerza que las palabras de una persona. “¡Rápido, todos a la séptima planta!” o “Es impensable trabajar en Suiza sin tener todos los papeles en regla” (ambos de El País)

5.      Juegue con las palabras, con las ideas, con metáforas sencillas que todo el mundo entienda. El lenguaje común, como los sentimientos, llega a mucha más gente. “La piqueta amenaza los edificios fantasma” (El País)

6.      Consiga que etitular3ntre por los ojos.  Me gusta decir que los medios de comunicación deberían pensar en términos gastronómicos: para que alguien se anime a comer algo, primero le tiene que entrar por los ojos. Eso, aplicado a los medios, significa sencillamente mejor diseño, algo que las revistas –algunas revistas- saben hacer muy bien y que los periódicos están aprendiendo. Les dejo aquí un enlace a los periódicos mejor diseñados del mundo según  la Society for News Design (SND). Algunos diseños son realmente brillantes. Y si eso está pasando en el mundo del papel, en el mundo online las  innovaciones son increíbles. Un caso llamativo es el del New York Times, su proyecto Snow Fall,  que seguro que muchos de ustedes conocen y que tuvo luego algunas imitaciones como es fue el caso de NewsWeek.

En el mundo online, entrar por los ojos no significa solo un buen diseño, sino un buen componente multimedia: foto, vídeo e infografía. En infografías se están haciendo también cosas realmente espectaculares.

Así que  ya saben, tanto si son periodistas como si son directores de comunicación y quieren que su historia esté entre las más leídas, busquen todos los ingredientes (contenido y elementos visuales) para cocinar un plato que entre por los ojos y  dediquen mucho más tiempo a pensar ese titular para que no sea plano, lineal, sino que, a la vez que se entienda, no lo diga todo y sorprenda.

@consuelocalle_

Directora de Proa Comunicación

Proa Comunicación participa en los premios de la Asociación Iberoamericana de la Comunicación

El pasado 18 de octubre se entregaron en el Paraninfo de la Universidad de Oviedo los Premios Iberoamericanos de la Comunicación ASICOM. Proa Comunicación ha colaborado en la difusión de estos galardones que son el reconocimiento que otorga la Asociación Iberoamericana de la Comunicación  junto con la Universidad de Oviedo a profesionales, académicos y artistas que destacan en diferentes disciplinas dentro del contexto iberoamericano, En esta edición han recibido el premio la alpinista Edurne Pasabán; el presidente de Tijuana Innovadora, José Galicot; la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias; el Presidente del Consejo de la Fundación Mexicana para la Salud Hepática, Antonio Ariza y el Presidente de Universia, Jaume Pagès.  El periódico El Universal y la Fundación Ealy Ortiz patrocinan estos galardones. En la edición de 2012 el Presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir; la ONCE y el cocinero Martín Berasatégui estuvieron entre los premiados.

Edurne_AsicomAsicom_UniversidadFoto_Premiados

Twitter se tumba en el sofá

El otro día me encontré con un viejo amigo. Luis. Tiene  42 años. Vive solo en Madrid. En un pequeño apartamento.Y es  un acérrimo fan del programa de Alberto Chicote. Pero, curiosamente, no le gusta la cocina. Lo que le gusta es otra cosa. Luis forma parte de ese colectivo que se ha enganchado al fenómeno de la televisión social o Social TV,  que en inglés siempre parece que suena mejor.

¿Que qué es eso? Podemos enredarnos con definiciones complejas (en realidad, el concepto es bastante amplio porque hace referencia a todo lo que tiene que ver con la televisión interactiva  (aquí puedes ver todo lo que abarca), pero mi amigo Luis ofrece una sencilla explicación de este fenómeno:  sentarse en el sofá para ver la televisión no sólo con el mando a mano, sino también con el móvil o el iPad para así poder ir comentando la jugada. ¿Dónde y con quién se comenta? Hay varias opciones (y aplicaciones específicas) pero la que parece que está ganando la carrera es Twitter. Utilizando el  hashtag que el presentador se encarga de recordar –si no aparece fijo en el lateral de la pantalla- uno va viendo el programa y viendo o lanzando los comentarios que genera.

¿No me digan que no nunca han practicado la televisión social? Pues serán de los pocos.  Según un reciente estudio de  Nielsen, el 80% de los telespectadores utiliza su dispositivo móvil como segunda pantalla mientras ve la televisión. 

Y según otro estudio, en este caso de Viacom, el 72% de los usuarios comenta en redes sociales  con sus amigos los programas que están viendo. Este fin de semana, sin ir más lejos,  la gala solidaria de Tu Cara Me Suena, de Antena 3 (sí, esa que ganó Roko con su imitación de Amy Winehouse y que fue seguida por más de dos millones de espectadores, el 17% de la audiencia)  batió records en Twitter  con más de 81.000 comentarios. Unos 311 comentarios por minuto, para que se hagan una idea más precisa. El programa logró 32 trending topics nacionales y 15 mundiales.  

Esto mismo o parecidsocial-tv3o se puede decir de otros muchos programas de televisión españoles… y extranjeros.

Lógicamente, las televisiones están encantadas con un fenómeno que ya están poniendo en valor ante los anunciantes. Nielsen y Twitter ya han empezado a medirlo para ellos.Y los responsables de comunicación, márketing y publicidad de las empresas, siempre atentos a todo aquello que les permita acercarse más a los clientes, toman buena nota de esta nueva forma de ver la televisión.

Pero ¿estamos realmente ante un cambio en los hábitos de consumo de los espectadores, como dicen las cadenas y algunos expertos?

Sinceramente, yo creo que no. Y permítanme que sea transgresora. En realidad, salvadas las distancias tecnológicas, estamos ante una vuelta al pasado.

Piensen un poco. ¿No recuerdan ya aquella vieja estampa de toda la familia en torno al sofá viendo un programa de televisión y comentando la jugada y  pidiendo callar a los demás no perder el hilo? Eurovisión -en sus viejos buenos tiempos, claro- era una de esas citas, como el Un, Dos, Tres. Igual que otras muchas, cuando la televisión era ese aparato que reunía a la familia en torno al sofá y no un artilugio que, como ahora ocurre, se ha multiplicado como el milagro de los panes y los pfamilia_tveces y está en el salón, en la cocina, en los dormitorios, en las terrazas… y, en algún caso, hasta en el baño. Sí, sí, en el baño.

Lo que ha hecho Twitter  y otras redes sociales es devolvernos ese placer de ver la televisión en compañía, poder ver y comentar, compartir las emociones que nos genera… Con la diferencia de que ahora no hace falta ni estar físicamente juntos. Ni que los amigos sean amigos. Lo que han hecho las redes sociales es ampliar las opciones  para que los humanos cubramos esa necesidad tan primaria, tan nuestra: comunicarnos, compartir con otros nuestras emociones, ideas, sentimientos, sugerencias, alegrías, rabias, odios… Pero eso, sintiéndolo mucho por aquellos que todavía se resisten a caer en las redes sociales, no me queda más remedio que advertir ni son ni serán una moda.  Han venido y están aquí para quedarse. Porque se asientan sobre algo intrínseco al ser humano: su necesidad de comunicarse y socializar con los demás.

Así que no nos volvamos locos. Visto desde un punto de vista tecnológico, es verdad que estamos ante una gran revolución. Pero visto desde el punto de vista sociológico, las redes sociales no son más que el reflejo en otro espejo –vale, sí, un espejo en el que la realidad aparece aumentada y corre mucho más rápido- de situaciones que ya conocemos y hemos vivido en el pasado. Con la única -e importante diferencia- de que ahora no están sometidas a los corsés del mundo físico. Y eso, desde un punto de vista humano, debería verse como un elemento positivo.

@consuelocalle_

Directora de Proa Comunicación

Construir más Europa

Hace escasa media hora se ha presentado en el Espacio de Fundación Telefónica la asociación  Friends of Spain in Germany. El impulsor de esta iniciativa es Germán Buceta y creo que estamos de enhorabuena. Este es un movimiento liderado y promovido por la sociedad civil . Se busca aumentar el interés y el conocimiento que existe en Alemania de la realidad española para fortalecer la credibilidad en nuestro país y en nuestro tejido empresarial. El principal medio de comunicación y de actuación es la plataforma web 2.0 para impulsar el diálogo, crear contenidos y facilitar las discusiones políticas y el debate. Fernando Vallespín, Catedrático de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma ha señalado que “Alemania solo va a seguir siendo solidaria con los países del sur si se siguen haciendo reformas y si las reformas dan resultados”. Vallespín también ha subrayado que “si estamos celebrando la amistad hispano-alemana, algo que dábamos por obvio, es que algo se había roto”. “Hay que impedir que siga profundizándose la fractura que existe entre Europa del norte y del sur y esta fractura sólo se va a superar desde una mayor y mejor cooperación”. Íñigo Méndez de Vigo ha pronunciado el discurso de clausura señalando que “buscamos estabilidad en los alemanes y poniéndoles como ejemplo porque los alemanes buscan coaliciones para poder hacer reformas. Los alemanes no se centran en lo que les separa sino en lo que les une”. El Secretario de Estado ha puesto el broche final al acto diciendo que “el gran éxito de la creación de Europa ha sido la Unión Europea. Hay que recuperar el espíritu comunitario dándole un papel importante a la Comisión Europea”.  Enhorabuena a Friends of Spain in Germany por esta iniciativa. Así sí que hacemos Marca España requetebién.

Lucía Casanueva