Pablo D´Ors: el tiempo hay que vivirlo, no hay que aprovecharlo

Observatorio_5El 5 de marzo se celebró una nueva edición del Observatorio PROA de la Comunicación. En esta ocasión el invitado ha sido el escritor y sacerdote Pablo D´Ors que Observatorio_1Observatorio_2Observatorio_3ha hablado a un grupo de empresarios y representantes de la sociedad civil sobre el silencio y la palabra. D´Ors es autor de la célebre “Biografía del Silencio” del que se han vendido 30.000 ejemplares. En febrero, Pablo presentó su último libro “Contra la juventud” y en menos de un mes se ha publicado la segunda edición de esta obra.

D´Ors señaló que “la meditación facilita la experiencia de la libertad. El ser uno mismo”. En opinión del escritor “los grandes hombres y mujeres han respondido a la pregunta quién soy yo”. Para el autor de la Biografía del Silencio admiramos a las personas que son genuinas, que escuchan su conciencia, la obedecen y convierten esa escucha en un estilo de vida. Según D´Ors: “la conciencia nos invita al cambio pero, normalmente, preferimos lo malo conocido a lo bueno por conocer”.

“Los que vuelan son los que se han estrellado muchas veces. Cuanto más te equivocas más posibilidades de acertar. El riesgo vital siempre compensa”. “La vida es una invitación a seguir creciendo. Hay que tener una actitud discipular, querer aprender. Una actitud humilde porque la humildad es la madre de todas las virtudes”.

Pablo, que atiende a personas enfermas y a moribundos en el hospital Ramón y Cajal de Madrid ha señalado que “hay que vivir la vida al nivel de los demás. No subir sino bajar. Abajarnos de nuestra realidad para emprender un vuelo sensato. La meditación es una escuela de realidad. Meditar es ponerse cerca de uno mismo y normalmente vivimos lejos de nosotros mismos.

D´Ors ha dicho que “escuchar a una persona es un acto místico porque si tú me escuchas no estás en ti sino en mí”. En el Observatorio, el escritor y sacerdote ha animado a los asistentes a “buscar cómo estar bien. Introducirse en el espacio interior y a buscar una existencia interior más sobria porque la sobriedad es una virtud que nos hace apreciar lo que hay. El exceso no conduce a la valoración de lo que hay. Menos es más”. “Si estamos en nuestro centro todo lo que hagamos estará bien. El deber primordial es estar en nuestro centro y que haya armonía entre lo que damos y lo que recibimos”.

El autor también ha puesto el acento en la necesidad de pasarlo bien: “no sabemos disfrutar y eso es un auténtico drama. Hemos perdido la capacidad ritual. La ritualidad es consciencia y orden y nos hace bien. El caos nos destruye. Nos perdemos la vida y hay que disfrutar de lo que produce alegría”.

Ante la fascinación del auditorio entregado al arte de la escucha, Pablo D´Ors ha manifestado tener una convicción muy profunda de que lo que dice es verdad. “Creo que hay una potencia transformadora enorme. Hemos recortado el horizonte y yo creo que mi vida va a ser interesante de forma creciente”. “Cuando uno siembra gratis cosecha en abundancia. Tenemos una mentalidad utilitarista y solo la gratuidad colma. Sólo sabes si quieres a alguien de verdad si no quieres nada de él o de ella”. Por último, Pablo D´Ors destacó que para que se produzca un verdadero cambio “tenemos que ser nosotros como queremos que sean los demás. Primero debo cambiar yo para que se produzcan cambios en otro. El silencio provoca cambios profundos en la vida”.

 

Jordi Sevilla, participa en los Observatorios PROA de la Comunicación: “entramos en un estancamiento lánguido”

PROA COMUNICACION. ENCUENTRO CON JORDI SEVILLAEl 26 de noviembre se celebró una nueva edición de los Observatorios PROA de la Comunicación. En esta ocasión contó como invitado con el exministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, quien habló para un nutrido grupo de empresarios y representantes de la sociedad civil, sobre la situación económica que vivimos y las dudas que se ciernen sobre la recuperación de la economía en España y Europa.
Para el ex portavoz económico del PSOE entre los años 2000 y 2004, en este momento en el terreno económico hay tres titulares claros:

– Estamos saliendo de la recesión, no de la crisis.
– No vamos a entrar en otra recesión pero sí hay un “estancamiento lánguido”
– Está por ver si en 2016 se podrá cerrar a un nivel de crecimiento superior al de 2015, de entorno al 2%.

Así, Jordi Sevilla se mostró convencido de que el modelo puesto en marcha hasta ahora _ devaluación interna para mejorar la competitividad de las exportaciones_ “ha hecho aguas”. El país sólo se reactivará, si se mantiene la tendencia al alza del consumo interno y esto, declaró, “sólo sucederá si se ponen en marcha medidas que mejoren la renta disponible de las familias”. En cualquier caso, este reputado economista ha reconocido que, tras la bajada de impuestos y el incremento de las inversiones, “no existe mucho más margen de actuación y no volveremos a niveles de crecimiento anteriores a la crisis”.
De una manera muy pedagógica, el actual asesor de PWC, explicó los tres cambios fundamentales que se están consolidando y que, a su juicio, serán los cimientos del próximo modelo económico, que son:

– Cambios en la manera como se financian las empresas: fin del crédito bancario.
– La construcción dejará de ser la locomotora de la economía. Lo relevante para el crecimiento no será el sector sino el vector: no tanto dónde se quiere crecer sino cómo se quiere crecer- aportando innovación y tecnología o no-.
– La globalización: las empresas españolas ya son multinacionales. En 2014 hay 1.500 empresas que declaran tener inversiones fuera.

El participante de la edición de noviembre de los Observatorios PROA de la Comunicación, también expresó su opinión sobre la situación en Cataluña y sobre la corrupción. Para Jordi Sevilla, “más de dos millones de catalanes quieren opinar sobre su futuro porque CIU ha dado un giro radical hacia el independentismo y ha cambiado su política de pactos con el Estado”. Sobre la corrupción, Sevilla se mostró sorprendido de la “falta de actuación contundente” contra un problema tan acotado “que se da claramente en la conexión entre la financiación de partidos y las licitaciones de obras de los Ayuntamientos de este país”.

SOBRE LOS OBSERVATORIOS PROA
Los “Observatorios Proa” son encuentros off the record para un número máximo de 20 personas en los que se aborda un tema de actualidad de la mano de un experto en la materia. Entre las personalidades que han participado en estos encuentros están Manuel Conthe, Presidente del Consejo Asesor de Expansión y Actualidad Económica; que reflexionó sobre buenas y malas prácticas bancarias. El economista José Carlos Díez que analizó la coyuntura económica y el Ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, que expuso los aspectos clave de la reforma educativa.

José Carlos Díez, autor del best-seller “Hay vida después de la crisis”, participa en el Observatorio Proa de la Comunicación

0LE_3352El 18 de junio se ha celebrado una nueva edición del Observatorio PROA de la Comunicación. En esta ocasión ha contado como invitado  con  José Carlos Díez, economista,  autor del best-seller  “Hay vida después de la crisis” –obra que lleva vendida la cifra de 70.000 ejemplares-, quién analizó  la recuperación de la economía española, su intensidad y sus riesgos.

Según José Carlos Díez, en el segundo semestre del año pasado se produjo un desacople entre por un lado, el discurso oficial de los medios de comunicación, el del gobierno y  el de las grandes empresas, y por otro lado, la marcha real de la economía. Se lanzar

Sin embargo y aunque, según el economista, “los mercados están inflados y no marcan la temperatura real”, es cierto que ahora sí, “el ciclo expansivo se ha iniciado y empieza a haber una mejora significativa de la economía”. Según este experto, el segundo trimestre del año 2014  pinta bien: el turismo ha aguantado y hay un crecimiento en la producción de bienes de equipo.  Pero, en este contexto, José Carlos Díez ha delineado las principales amenazas para la economía española:on las campanas al vuelo sobre la recuperación “con fines exclusivamente propagandísticos”. Díez también alertó de que por propaganda, “se ha maquillado la contabilidad nacional y se están bajando las cifras de  déficit”.

Riesgos externos

–          Grecia: es un polvorín. El origen de la crisis en Europa y sin visos de mejora en absoluto. Es el principal riesgo de Europa.

–          Portugal: está peor que nosotros en nivel de deuda y capacidad de pago.

–          Irlanda: es un caso más sencillo de resolver pero de momento, no marcha bien.

Riesgos internos

–          Cataluña y sus aspiraciones secesionistas.

–          Riesgo social: hay menos tranquilidad de la que se quiere hacer creer.

–          Riesgo político: la caída del bipartidismo es estructural y va a ser difícil que haya un gobierno fuerte.

 

¿Y qué se debería hacer?

Para este profesor de economía y colaborador asiduo  de medios como El País y la cadena de televisión La Sexta,  España no tiene un problema de competitividad, pero sí un problema de deuda y financiación. Por esto, desde el BCE se debería fomentar la depreciación del euro, mediante la compra de bonos y la generación de inflación. Díez recordó que la labor del BCE es determinante, “en  2012 fue capaz de revertir la crisis de financiación con 13 palabras”. Díaz aplaudió condicionar las nuevas inyecciones anunciadas por el BCE para los bancos de la eurozona “a que den financiación a las PYMES”.  En la arena doméstica, criticó la eventual  reforma fiscal y “falta de acción del Gobierno”. La peor política, dijo,  es “no tomar ninguna medida”.

0LE_3282

 

 

 

El Ministro de Educación participa en el Observatorio Proa: “la evaluación es fundamental para conseguir la excelencia”

PROA COMUNICACION. DESAYUNO CON EL MINISTRO JOSE IGNACIO WERT

El Ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert fue el ponente invitado en el Observatorio PROA de la Comunicación celebrado el pasado miércoles, 5 de marzo. Ante un grupo de empresarios y representantes de la sociedad civil, el Ministro ha explicado las claves de la reforma educativa: una de las reformas más importantes, polémicas y posiblemente una de las más necesarias. “La educación es la columna vertebral de cualquier país”, ha destacado el Ministro.

Wert ha comparado el sistema educativo español con los de otros países europeos. También ha señalado como ejemplo de modelo a seguir el de Corea del Sur, donde el papel de la familia en el desarrollo educativo es clave. En Corea del Sur los progenitores dedican un porcentaje significativo de su tiempo a la educación de sus hijos y esto ha demostrado ser todo un éxito.

El Ministro ha reconocido que la reforma educativa “se podría haber explicado mejor” y ha explicado los cuatro objetivos que persigue.

Objetivos de la reforma educativa

  1. En primer lugar, acabar con el abandono temprano de los estudios, el mayor problema del sistema español. En España, la media de abandono es el doble que en la UE y se pierde un 8% por el factor de repetición de los alumnos. Las tasas de abandono explican que las tasas de empleabilidad en España sean muy bajas.
  2. En segundo lugar, mejorar la calidad de la formación. Los jóvenes españoles tienen una proporción de rendimiento similar a la media europea pero, y este es el problema, hay muy pocos por encima de esta media. A juicio del Ministro, “la falta de excelencia se debe a la falta de evaluación. Los sistemas que abandonan la evaluación se deterioran”. “La evaluación siempre dota de transparencia al sistema”, ha destacado.
  3. En tercer lugar, la reforma quiere potenciar la formación profesional. Aunque en los últimos años se ha desarrollado mucho, seguimos con ratios de dos tercios de alumnos que cursan bachillerato frente a un tercio que hacen la formación profesional. Esto debería invertirse, tal y como sucede en Europa.
  4. Por último, la nueva Ley de Educación, persigue abordar la renovación pedagógica de la escuela del siglo XXI, que debe ser más tecnológica y reforzar las materias instrumentales de la misma. Sobre estas -lengua, matemáticas, ciencias y primer idioma extranjero-, se va a aplicar un refuerzo de control de los criterios de evaluación. Sobre la religión, el ministro ha aclarado que lo único que se ha hecho ha sido introducir una asignatura espejo para los que no quieran cursarla.

José Ignacio Wert se ha mostrado especialmente satisfecho con la recepción que ha recibido la ley de reforma educativa en el ámbito empresarial (más de 1.500 empresas participan ya en la Formación Profesional Dual en la cual dos tercios del proceso formativo tiene lugar en la empresa). El Ministro se ha declarado optimista respecto a la aprobación de la reforma educativa porque “está encaminada a corregir problemas y está basada en la evidencia”.

La influencia positiva de Enrique Alcat

DSC_0768

 

La semana pasada murió en Pamplona uno de los grandes expertos en comunicación de crisis de España. Enrique Alcat se ha ido demasiado pronto. Con sólo 51 años. Todavía recuerdo cómo le ayudé a planificar su viaje a Santander en agosto del año pasado. Quería prepararlo con esmero porque su invitada era su madre. Me iba mandando fotos de los distintos sitios que iba visitando… y sobre la marcha improvisábamos nuevas visitas.

Enrique ha sido uno de los mayores expertos en comunicación de España. Ahí donde se hablaba de comunicación de crisis, recuperar la reputación o el prestigio empresarial… rápidamente empresas e instituciones acudían a él.  A lo largo de su prolífica trayectoria empresarial participó en la gestión de 120 crisis empresariales e implantó distintas estrategias para afrontarlas. Enrique decía que “el problema es que el 95% de las empresas no tienen un manual para afrontar estas situaciones”. Alcat, que dirigió el Programa de Comunicación de IE Business School también nos recordaba que sólo hay una clave para reparar el daño: anticiparse.

“El problema hay que verlo antes. Hay que estar preparado. La gente analiza la crisis cuando ya está en los medios de comunicación. En España, los directivos sólo se preocupan de los números”, advirtió al grupo de empresarios que asistieron al Observatorio.

Para Enrique hacer resurgir la imagen sólo con publicidad era un error. En los últimos tiempos, ponía como ejemplo de mala gestión en comunicación al sistema financiero. “Se ha tocado algo que era sagrado: la relación de confianza entre el banco y el cliente. Este roto no puede cambiarse con un parche de  publicidad o con un cambio de eslogan. Cuando las cosas se hacen mal es necesario hacer una campaña de comunicación, reconocer las culpas y subsanar el daño causado”.  Tenía una máxima para la comunicación de crisis que nos repetía hasta la saciedad: “más vale informar poco pero a tiempo que mucho a destiempo. Hay crisis que no pueden esperar 15 días las palabras del responsable porque un titular de periódico puede hundir una compañía”.

Cumplidor hasta el final. El mismo día de su fallecimiento, el jueves pasado, salía a la venta “La tormenta perfecta” en el que se exponen 10 casos de crisis (Nóos, los ERE de Andalucía, Bárcenas, el conflicto de Gibraltar…), la forma en que se han gestionado y cómo debería haberse hecho.

Enrique siempre buscaba un hueco en su agenda llena de reuniones y viajes  para quedar a comer, dar un buen consejo o echar una mano. Siempre. Por eso, en abril del año pasado, tuvimos la suerte de tenerle como invitado en el “Observatorio Proa de la Comunicación”. En aquel momento estaba promocionando su libro: “Influye”. Me quedo con la frase que siempre repetía y que sirve para recordarle: “lo importante es influir de manera positiva”. Gracias por todo, Enrique. Hasta siempre.

Lucía Casanueva

Jordi Sevilla dibuja la España del futuro en el Observatorio Proa

¿Cuándo saldremos realmente de la crisis? ¿Cómo será la economía española cuándo se recupere? ¿Crecerá de verdad el empleo en 2014 o será una cuestión más estadística que real?  ¿Caminamos hacia un mundo de mayor desigualdad social?

Éstas son algunas de las cuestiones que abordó Jordi Sevilla, economista y Senior Councelor de la consultora PwC y ex Ministro de Administraciones Públicas (2004-2007), en su intervención en el Observatorio Proa de la Comunicación celebJordi Sevillarado el 17 de diciembre bajo el título ¿Es esto el final de la crisis? 

Una pregunta que para Jordi Sevilla tiene una respuesta negativa, aunque matizada. “Hemos salido de la recesión pero no de la crisis. A finales de 2014 habrá un crecimiento positivo pero no recuperaremos el PIB que teníamos antes de la crisis hasta 2017”, dijo. A su juicio, el consumo interno será la variable clave del crecimiento. “Permítanme que lo diga así, pero es la verdad: creceremos si no somos austeros”, subrayó Sevilla, que siempre se ha destacado por su defensa de las tesis keynesianas y, bajo esta visión, ve positivo que se haya ralentizado el ajuste del déficit público, aunque eso tenga como contrapartida el crecimiento exponencial de la deuda pública, que roza el 100% del PIB.

La España que ve Jordi Sevilla en 2014 es una España en la que se creará empleo, “pero será un empleo precario en un 80 por ciento y no sé si será un empleo creado de verdad o estadístico, provocado porque la gente no tenga ya ningún estímulo para apuntarse en las oficinas del paro”. También será una España trufada de nuevo por un gran volumen de suspensiones de pagos. “Habrá cuatro o cinco casos al estilo de Fagor o de Panrico. Y no Observatorio Proa Comunicaciónporque sean empresas malas, sino porque, como ha pasado este año en muchas compañías, han tenido serios problemas de deuda y de liquidez”, indicó.  

La España que percibe mantendrá el lastre del sector inmobiliario, donde “ni de lejos se ha acabado la crisis aunque es verdad que no es lo mismo una ciudad o una zona que otra y  hay oportunidades”. Oportunidades como las que están atrayendo a multitud de inversores extranjeros y los llamados fondos buitres. “Vienen porque somos baratos y porque ya no hay dudas sobre el euro, pero nuestro drama es que sólo con eso el PIB no crece: hace falta más consumo”, enfatizó. En ese sentido, Jordi Sevilla apuntó un dato relevante: “La mitad de las familias no tiene deudas hipotecarias y mantiene su empleo. Pese a ello, la incertidumbre les llevó a ajustarse el cinturón. Cuando estas familias sientan más optimismo y aumenten su consumo, las cosas empezarán a cambiar”. Claro que ésa es la cara de la moneda. La cruz es la otra mitad de las familias, que “en algunos casos no tienen ni para pagar la luz. Es una desigualdad social que se va a ampliar”.

Precisamente, ésa es una de las cinco tendencias que Jordi Sevilla cree que marcarán el mundo en el futuro, tal y como detalló en su intervención. En primer lugar, la globalización -“la internacionalización de las empresas ya no tiene marcha atrás”-. Segundo, lo que denomina low cost de calidad -“ya no se compite solo en precio sino en relación calidad-precio”-. Tercero, la necesidad de aprender a vivir sin crédito bancario -“las empresas se tendrán que buscar la vida en otros mercados, con otros actores y con otras exigencias”-. Cuarto, el Green Growth o crecimiento verde -“es un elemento claro de competencia y así tiene que ser contemplado por el mundo empresarial”. Y quinto, la desigualdad social -“habrá menos pobreza en el mundo, pero en el primer mundo habrá más”.Observatorio Proa Comunicación

En este marco y ante la pregunta de cómo debería ser la España postcrisis, en qué sectores debería basar su modelo productivo, Jordi Sevilla subrayó su idea de que “es un error plantear esta cuestión en términos de sectores; a mí me gusta hablar de vectores porque lo importante no es qué haces sino cómo lo haces”, dijo. Y puso el ejemplo de Inditex: “lo que hace, vender ropa, no es nada novedoso; su gran aportación ha sido su forma de hacerlo”. Y para sus propias reflexiones, les dejamos aquí sus recetas para construir la España del futuro: apostar por la innovación de verdad, por la internacionalización,  por la profesionalización, por el low cost de calidad, siendo conscientes de que eso implica una reordenación de toda la cadena de valor de las empresas, sin dejar nada atrás.

Comunicación y periodistas de la era glacial

Yo lo llamaría Mister Comapu

Y no. No voy a hablarles de ningún animal o especie en extinción. Sino de lo que podría ser un nuevo concepto en el campo de la comunicación. Y permítanme que, primero, les aclare que entiendo la comunicación en sentido amplio. Muy amplio. Y, segundo, distinga entre lo que es comunicación de una empresa bien directamente al mercado, a través de los medios o de las redes sociales, lo que  podríamos llamar comunicación corporativa, y comunicación en el sentido de informar a la sociedad sobre la realidad, es decir, el periodismo. Este artículo versa sobre lo primero. No sobre lo segundo, aunque en algún momento haga alusión al periodismo, a los medios.

Aclarado este  punto, quiero subrayar que, aunque  muchos discrepen de mi teoría, la realidad es que las barreras que hace años separaban la comunicación stricto sensu  del márketing y la publicidad se han difuminado de tal forma que incluso han desaparecido.  Sí, lo siento. Y soy consciente de que mis colegas del mundo periodístico estarán poniendo el grito en el cielo en este Comunicarsemomento. Aunque no debería ser así, porque una cosa  es que los medios de comunicación tradicionales intenten (y creo que deberían esforzarse mucho más de lo que lo hacen) mantener la diferencia entre información y publicidad, y otra muy distinta es que para una empresa la comunicación corporativa sea un todo, la conjunción de todo.

 ¿Acaso no es comunicar una buena campaña de márketing  sobre un nuevo producto? ¿De verdad eso es muy diferente de la nota de prensa que se envía a los medios sobre ese producto? ¿Y no es también comunicar  divulgar un vídeo impactante y bien hecho sobre la nueva  imagen de una compañía que, además, se ha convertido en viral y  por ello se ha hecho un hueco en las noticias de la televisión? ¿Es eso menos comunicación que lo que se contó a unos periodistas en una rueda de prensa?

Esta simbiosis entre comunicación, márkerting  y publicidad, que ya se venía atisbando años atrás, se ha acentuado ahora por el auge de las redes sociales y la propia decadencia de la comunicación, el márketing y la publicidad. Me explico. 

El problema de la comunicación es que se apoyaba enormemente en los medios tradicionales, en la prensa escrita, la misma que hoy se desangra por todas partes por muchos motivos. Entre otros, porque no es capaz de ver que nadie va a pagar hoy por información que ya sabe desde ayer. O desde antes de ayer, como ocurre en Navidad y Año Nuevo, que no hay periódicos pero a ellos les da lo mismo que ahí está otra vez el discurso del Rey en portada. Así que o la comunicación abraza los nuevos medios, es decir, las redes sociales y los formatos que surjan, o entrará en el mismo proceso de extinción que los medios tradicionales.

Y el  problema de la publicidad es que tampoco funciona. Al menos la publicidad tal y como se entendía hace unos años. Los consumidores están cansados de que les bombardeen con anuncios tan explícitos, tan evidentes que casi llevan implícita la orden de “cómprame” y ahora sólo admiten actuaciones sugerentes, llamativas, que les entretengan, que les aporten algo, aunque sea una sonrisa. O una lágrima, porque hay anuncios magníficos en ese sentido, como éste.

La publicidad tradicional está caduca y para reinventarse se ha acercado al mundo del márketing, que siempre fue su hermano,  y al de la comunicación, del que estaba algo más alejado. Pura necesidad.

El terreno en el que ambos, comunicación y publicidad/márketing, están peleando para llevarse el ascua a su sardinaRedes sociales son las redes sociales, las “culpables” de esta dilución de conceptos.

Personalmente no creo que, esta simbiosis, bien abordada, vaya en detrimento  de la empresa que lo lleve a cabo. Muy al contrario. Creo que una alineación de las tres patas es clave para lograr la efectividad de los mensajes que la empresa quiere transmitir.  Y una pata puede aportar riqueza a la otra y viceversa. Hoy eso se ve con claridad en las redes sociales. Hay actuaciones de márketing que generan contenido para la comunicación corporativa y viceversa. 

Pero, insisto, para que esta simbiosis funcione, debe estar muy bien abordada.  Y eso,  al menos en mi opinión, exige el trabajo conjunto –no simultáneo, ni agregado, ni superpuesto- de buenos profesionales cada uno en sus respectivos campos. Porque estarán de acuerdo conmigo en que una cosa es  agregar y otra, muy distinta, integrar.  

Yo, al menos, estoy convencida en que el éxito de las compañías dependerá no solo de rodearse de los mejores profesionales en su campo, sino de crear equipos multidisciplinares y ponerlos juntos a trabajar.  ¿Han oído ustedes hablar de los hackathon? Quien sepa lo que son, ya me ha entendido.

@consuelocalle_

Directora de Proa Comunicación

Y lo más leído es…

No sé si ustedes se fijan en ello. Seguro que muchos sí. Yo lo hago con frecuencia. Me refiero a lo más leído de las ediciones digitales de los medios de comunicación. Sí, esa pequeña caja  que recoge qué noticias están siendo las más leídas por los internautas.

Y lo busco siempre porque esa información dice mucho del tipo de medio de comunicación que es, de lo que leen los lectores, y, para mí, como periodista, también dice mucho de qué historias enganchan por sus titulares, por su presentación. Sí, ambos aspectos son clave para no pasar de largo ante una información. Y eso explica que muchas veces la noticia más leída tenga poca o ninguna relación con la actualidad. Es más, con frecuencia las noticias más leídas siguen conservando esa etiqueta más allá de un día.

Dejemos a un lado ltitularesas historias que enganchan por el morbo (habitualmente las relaciones con el sexo, como ocurrió hace unos días en El País con la noticia “Tigresas blancas: las diosas del sexo oral”, que se mantuvo varios días como la más leída) o las de rabiosa actualidad (como fue el caso de la liberación de la etarra Inés del Río o los fallecidos en la mina de León por el escape de gas).

Vayamos a las historias que, sin despertar el morbo o estar pegadas a la actualidad, enganchan a los lectores por un buen titular, por una buena presentación. Si las analizamos con atención, podemos sacar buenas lecciones de comunicación para estos tiempos, para la Comunicación del Siglo XXI que, pese a que algunos se empeñen, tiene poco o nada que ver con la de hace solo 10 o 15 años.  Lecciones que no sólo deberían tener presente los periodistas, sino también las empresas, que a veces se obcecan en lanzar notas de prensa con titulares que para ellos serán titulares y grandes noticias, pero que desde luego, no lo son para nadie más. Y,  por tanto, no van a ir a ningún sitio.

Así que, si me lo permiten, me gustaría compartir algunas ideas sobre lo que entiendo que sería un buen titular que, si además lleva buen contenido detrás y una buena presentación delante, sería susceptible de entrar en esa lista de las noticias más leídas.

Sugerente. No lo diga todo. No desvele todo el misterio. Deje algo para que el lector tenga ganas de saber más y pinche (si hablamos de un medio digital) o pase más allá del titular y la entradilla (si hablamos de un medio impreso). Si con el titular, está todo visto, ¿para qué va a querer el lector leer más? titular2

Sorprendente. Si el titular me deja igual que antes de leerlo, mal. Intente provocar alguna emoción en mí. Cuánto menos me lo espere, cuando más vaya en contra de la lógica, más llamará mi atención. Sí, hablo de la vieja teoría periodística de “hombre muerde a perro” pero no con la aquella estrechez de miras. Lo que quiero decir es que a un titular hay que darle muchas vueltas para conseguir realmente un buen titular. Piense otro enfoque, póngalo patas arriba a ver qué sucede… “¿De verdad me compensa contratar a un becario?” (Expansión)

3.      Olvide las cifras y los tecnicismos. Déjelos para el contenido del texto. Lo que el titular tiene que sugerir es una historia, una historia atractiva. Aquella época en la que los periodistas pensaban que sin una cifra no tenían un titular –lamentablemente, muchos siguen pensando todavía lo mismo- está ya muy lejos. Miren las noticias más leídas de los principales medios de comunicación y entenderán lo que les digo. Pocas –de las que estamos hablando, es decir, las no ligadas a la actualidad- tienen una cifra en su titular.

4.      Dé voz a los protagonistas. Si hay posibilidad de que el titular sea la frase de una de las personas protagonistas de la historia, no lo dude. Lleve eso al titular. Nada tiene más fuerza que las palabras de una persona. “¡Rápido, todos a la séptima planta!” o “Es impensable trabajar en Suiza sin tener todos los papeles en regla” (ambos de El País)

5.      Juegue con las palabras, con las ideas, con metáforas sencillas que todo el mundo entienda. El lenguaje común, como los sentimientos, llega a mucha más gente. “La piqueta amenaza los edificios fantasma” (El País)

6.      Consiga que etitular3ntre por los ojos.  Me gusta decir que los medios de comunicación deberían pensar en términos gastronómicos: para que alguien se anime a comer algo, primero le tiene que entrar por los ojos. Eso, aplicado a los medios, significa sencillamente mejor diseño, algo que las revistas –algunas revistas- saben hacer muy bien y que los periódicos están aprendiendo. Les dejo aquí un enlace a los periódicos mejor diseñados del mundo según  la Society for News Design (SND). Algunos diseños son realmente brillantes. Y si eso está pasando en el mundo del papel, en el mundo online las  innovaciones son increíbles. Un caso llamativo es el del New York Times, su proyecto Snow Fall,  que seguro que muchos de ustedes conocen y que tuvo luego algunas imitaciones como es fue el caso de NewsWeek.

En el mundo online, entrar por los ojos no significa solo un buen diseño, sino un buen componente multimedia: foto, vídeo e infografía. En infografías se están haciendo también cosas realmente espectaculares.

Así que  ya saben, tanto si son periodistas como si son directores de comunicación y quieren que su historia esté entre las más leídas, busquen todos los ingredientes (contenido y elementos visuales) para cocinar un plato que entre por los ojos y  dediquen mucho más tiempo a pensar ese titular para que no sea plano, lineal, sino que, a la vez que se entienda, no lo diga todo y sorprenda.

@consuelocalle_

Directora de Proa Comunicación

Proa Comunicación participa en los premios de la Asociación Iberoamericana de la Comunicación

El pasado 18 de octubre se entregaron en el Paraninfo de la Universidad de Oviedo los Premios Iberoamericanos de la Comunicación ASICOM. Proa Comunicación ha colaborado en la difusión de estos galardones que son el reconocimiento que otorga la Asociación Iberoamericana de la Comunicación  junto con la Universidad de Oviedo a profesionales, académicos y artistas que destacan en diferentes disciplinas dentro del contexto iberoamericano, En esta edición han recibido el premio la alpinista Edurne Pasabán; el presidente de Tijuana Innovadora, José Galicot; la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias; el Presidente del Consejo de la Fundación Mexicana para la Salud Hepática, Antonio Ariza y el Presidente de Universia, Jaume Pagès.  El periódico El Universal y la Fundación Ealy Ortiz patrocinan estos galardones. En la edición de 2012 el Presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir; la ONCE y el cocinero Martín Berasatégui estuvieron entre los premiados.

Edurne_AsicomAsicom_UniversidadFoto_Premiados

Twitter se tumba en el sofá

El otro día me encontré con un viejo amigo. Luis. Tiene  42 años. Vive solo en Madrid. En un pequeño apartamento.Y es  un acérrimo fan del programa de Alberto Chicote. Pero, curiosamente, no le gusta la cocina. Lo que le gusta es otra cosa. Luis forma parte de ese colectivo que se ha enganchado al fenómeno de la televisión social o Social TV,  que en inglés siempre parece que suena mejor.

¿Que qué es eso? Podemos enredarnos con definiciones complejas (en realidad, el concepto es bastante amplio porque hace referencia a todo lo que tiene que ver con la televisión interactiva  (aquí puedes ver todo lo que abarca), pero mi amigo Luis ofrece una sencilla explicación de este fenómeno:  sentarse en el sofá para ver la televisión no sólo con el mando a mano, sino también con el móvil o el iPad para así poder ir comentando la jugada. ¿Dónde y con quién se comenta? Hay varias opciones (y aplicaciones específicas) pero la que parece que está ganando la carrera es Twitter. Utilizando el  hashtag que el presentador se encarga de recordar –si no aparece fijo en el lateral de la pantalla- uno va viendo el programa y viendo o lanzando los comentarios que genera.

¿No me digan que no nunca han practicado la televisión social? Pues serán de los pocos.  Según un reciente estudio de  Nielsen, el 80% de los telespectadores utiliza su dispositivo móvil como segunda pantalla mientras ve la televisión. 

Y según otro estudio, en este caso de Viacom, el 72% de los usuarios comenta en redes sociales  con sus amigos los programas que están viendo. Este fin de semana, sin ir más lejos,  la gala solidaria de Tu Cara Me Suena, de Antena 3 (sí, esa que ganó Roko con su imitación de Amy Winehouse y que fue seguida por más de dos millones de espectadores, el 17% de la audiencia)  batió records en Twitter  con más de 81.000 comentarios. Unos 311 comentarios por minuto, para que se hagan una idea más precisa. El programa logró 32 trending topics nacionales y 15 mundiales.  

Esto mismo o parecidsocial-tv3o se puede decir de otros muchos programas de televisión españoles… y extranjeros.

Lógicamente, las televisiones están encantadas con un fenómeno que ya están poniendo en valor ante los anunciantes. Nielsen y Twitter ya han empezado a medirlo para ellos.Y los responsables de comunicación, márketing y publicidad de las empresas, siempre atentos a todo aquello que les permita acercarse más a los clientes, toman buena nota de esta nueva forma de ver la televisión.

Pero ¿estamos realmente ante un cambio en los hábitos de consumo de los espectadores, como dicen las cadenas y algunos expertos?

Sinceramente, yo creo que no. Y permítanme que sea transgresora. En realidad, salvadas las distancias tecnológicas, estamos ante una vuelta al pasado.

Piensen un poco. ¿No recuerdan ya aquella vieja estampa de toda la familia en torno al sofá viendo un programa de televisión y comentando la jugada y  pidiendo callar a los demás no perder el hilo? Eurovisión -en sus viejos buenos tiempos, claro- era una de esas citas, como el Un, Dos, Tres. Igual que otras muchas, cuando la televisión era ese aparato que reunía a la familia en torno al sofá y no un artilugio que, como ahora ocurre, se ha multiplicado como el milagro de los panes y los pfamilia_tveces y está en el salón, en la cocina, en los dormitorios, en las terrazas… y, en algún caso, hasta en el baño. Sí, sí, en el baño.

Lo que ha hecho Twitter  y otras redes sociales es devolvernos ese placer de ver la televisión en compañía, poder ver y comentar, compartir las emociones que nos genera… Con la diferencia de que ahora no hace falta ni estar físicamente juntos. Ni que los amigos sean amigos. Lo que han hecho las redes sociales es ampliar las opciones  para que los humanos cubramos esa necesidad tan primaria, tan nuestra: comunicarnos, compartir con otros nuestras emociones, ideas, sentimientos, sugerencias, alegrías, rabias, odios… Pero eso, sintiéndolo mucho por aquellos que todavía se resisten a caer en las redes sociales, no me queda más remedio que advertir ni son ni serán una moda.  Han venido y están aquí para quedarse. Porque se asientan sobre algo intrínseco al ser humano: su necesidad de comunicarse y socializar con los demás.

Así que no nos volvamos locos. Visto desde un punto de vista tecnológico, es verdad que estamos ante una gran revolución. Pero visto desde el punto de vista sociológico, las redes sociales no son más que el reflejo en otro espejo –vale, sí, un espejo en el que la realidad aparece aumentada y corre mucho más rápido- de situaciones que ya conocemos y hemos vivido en el pasado. Con la única -e importante diferencia- de que ahora no están sometidas a los corsés del mundo físico. Y eso, desde un punto de vista humano, debería verse como un elemento positivo.

@consuelocalle_

Directora de Proa Comunicación