Los retos de la Marca España

Javier Martín-Domínguez, presidente del Club Internacional de Prensa, ha analizado los retos de la Marca España en los vídeos del décimo aniversario de Proa Comunicación. Además, ha resumido la evolución de la comunicación y cómo ha influido la irrupción de las nuevas tecnologías, poniendo como ejemplo el papel determinante de las redes sociales en las corrientes de opinión del Brexit y las elecciones estadounidenses.

José María Segovia explica las claves de una buena prestación de servicios profesionales y la importancia de la reputación

José María Segovia, ex presidente de Uría Menéndez, explicó el viernes en un Observatorio Proa las claves de una buena prestación de servicios profesionales, entre las que destacó la obsesión por la excelencia y el perfeccionismo. También señaló como muy importante la gestión de los recursos humanos, en la que, en su opinión, es imprescindible compaginar la máxima exigencia con las personas con la generosidad. En este punto, abogó por fomentar el sentido de pertenencia a la compañía en todos los estamentos de la misma.

Todo ello, en su opinión, redunda en un buen servicio al cliente y, por tanto, en algo que consideró de suma importancia, la reputación de la compañía, un intangible fundamental para hacer crecer los negocios.

“España lidera la gestión, la medición y el saber hacer en reputación”

Actualmente la reputación y la confianza son el activo más valioso de las compañías. Los intangibles ya suponen más del 85% del valor de las empresas en el S&P 500. Del valor de la reputación y del propósito de las empresas hablamos con Ángel Alloza, CEO de Corporate Excellence.

Además, explica cuáles son las principales conclusiones del Informe ‘Approaching the Future: Tendencias en Reputación y Gestión de Intangibles 2019’, elaborado por Corporate Excellence – Centre for Reputation Leadership junto a Canvas Estrategias Sostenibles. También reflexiona sobre cómo ha mejorado el activo reputacional en España y cómo se debe dar más valor a la voz del consejero delegado dentro de una organización.

La cuarta edición de este informe ha contado con la colaboración de Dircom para la difusión del trabajo de campo y de la Cátedra de Métricas y Gestión de Intangibles para el análisis de resultados. El informe recoge el presente y el futuro de la gestión de intangibles, especialmente las tendencias emergentes en reputación, sostenibilidad, ética y transparencia.

La comunicación financiera, herramienta para el crecimiento del negocio

Javier Ferrer, Director del Área de Comunicación Financiera de la agencia PROA Comunicación, explica a quién se dirige, qué aporta y cuáles son los retos de la comunicación financiera.

¿A quien se dirige la comunicación financiera?

La comunicación financiera es una herramienta de apoyo al negocio para las compañías del mundo de las finanzas: bancos, aseguradoras, gestoras de fondos, gestoras de carteras, intermediarios financieros, empresas de servicios de inversión, family office.

¿Qué les aporta la comunicación financiera?

Les ayuda a posicionar su marca como diferencial respecto a sus competidores, trasladando al mercado y a los diferentes públicos -medios de comunicación, redes sociales, consumidores, instituciones- las cualidades de cada modelo de negocio en particular. Y sirve para gestionar la reputación de las compañías, aportando transparencia cuando atraviesan dificultades y especialización a la hora de informar sobre los resultados de negocio.

¿Qué requiere un servicio de comunicación financiera para que sea eficaz?

Exige equipos altamente especializados en las actividades que generan ingresos para las entidades financieras: asesoramiento y gestión de las inversiones, planificación financiera, transaccionalidad y financiación. Y exige amplios conocimientos tanto sobre la propuesta de valor en productos y servicios como sobre los canales de distribución a través de los cuales cada compañía hace llegar su oferta a los clientes.

¿Cuáles son los retos para la comunicación financiera en el escenario actual?

La digitalización, porque acarrea un importante ahorro en costes de distribución, aporta ventajas operativas y consultivas para los clientes, obligando con ello a transformar los modelos de negocio. El endurecimiento regulatorio, en el caso español Mifid II, porque exige a los distribuidores y a los fabricantes de producto el cambio en su modelo de ingresos, así como una mayor protección efectiva de los intereses del cliente. Y, en el caso concreto de la banca, la gestión de su reputación, para mejorar una imagen dañada por las ineficiencias que provocaron la crisis del 2008 y la reestructuración posterior en el sector.