La implicación de una persona física o jurídica en un procedimiento judicial es un momento crítico no solo por las consecuencias derivadas de la resolución de los tribunales, sino también por la repercusión directa que el caso tiene en su reputación.

El prestigio profesional que pueda haberse ganado el imputado durante años puede tornarse en un descrédito casi imposible de recuperar en solo cuestión de minutos. Esta imagen negativa afecta en muy poco tiempo a los negocios del protagonista, que de la noche a la mañana pierde la confianza de los inversores que antes le veían como un producto atractivo.

Una rápida y efectiva actuación resulta de vital importancia para prever los juicios paralelos y tratar de evitarlos a priori. Una vez que la imagen está dañada, también puede revertirse la situación: una compleja y minuciosa labor de comunicación es capaz de restituir la imagen pública e incluso reforzarla e influir positivamente en el ámbito judicial.

Estas tareas conllevan una intensa comunicación de crisis y el trabajo codo con codo de nuestros expertos con el representante legal del afectado, con quien es necesario coordinar una estrategia común (judicial y de comunicación) que ayude tanto a encontrar soluciones a los problemas de reputación como a hacer avanzar el proceso del modo más positivo posible para el cliente.

La capacidad para saber leer el momento procesal y sacarle el máximo rendimiento desde el punto de vista de la comunicación; el disponer de los contactos adecuados dentro del periodismo; y la experiencia en diseñar y poner en marcha un plan de acción adaptado al procedimiento judicial y que tenga en cuenta la singularidad de cada medio son elementos sustanciales para alcanzar el éxito.

Proa Comunicación actúa ante delitos económicos, vulneración de las normas de competencia o de la protección de datos, conflictos laborales o medioambientales, accidentes, derechos humanos y otro tipo de situaciones que puedan afectar a la reputación y buen nombre de personas y compañías.

Servicios:

– Análisis estratégicos

– Plan de comunicación y puesta en práctica de estrategia

– Relación con los medios de comunicación

– Formación y entrenamiento de portavoces

– Recuperación de la reputación dañada

– Seguimiento de noticias y valoración de la evolución de la imagen

– Elaboración de material (ideas madre, puntos fuertes, cronologías, posibles preguntas y respuestas, argumentarios, análisis de situación, inteligencia, predicción)

– Análisis y gestión de redes sociales

– Acompañamiento a vistas, juicios y otros eventos judiciales

– Comunicación interna a empleados y accionistas

– Protección de la reputación en los diferentes momentos judiciales (instrucción, acuerdo extrajudicial, vista, juicio, resolución, recurso, etc.)

– Protección de la reputación ante conflictos laborales, medioambientales, de competencia, de datos, fraudes fiscales, procesos penales, civiles, administrativos e incluso ante reclamaciones de los consumidores

He leído y acepto política de privacidad