Comunicación de litigios

El prestigio profesional que pueda haberse ganado un profesional durante años puede tornarse en un descrédito casi imposible de recuperar en solo cuestión de minutos una vez que es imputado. Este daño reputacional afecta en muy poco tiempo a toda la cadena de valor del negocio. Una rápida y efectiva actuación resulta de vital importancia para prever los juicios paralelos y tratar de evitarlos a priori. Una vez que la imagen está dañada, también puede revertirse la situación: una compleja y minuciosa labor de comunicación es capaz de restituir la imagen pública e incluso reforzarla e influir positivamente en el ámbito judicial.

Actuamos ante delitos económicos, vulneración de las normas de competencia o de la protección de datos, conflictos laborales o medioambientales, accidentes, derechos humanos y otro tipo de situaciones que puedan afectar a la reputación y buen nombre de personas y compañías.

CASOS RELACIONADOS