Entradas

La inteligencia artificial, clave entre las 50 compañías más innovadoras

Para las empresas innovadoras, el panorama actual sigue estando marcado por la creciente importancia de la tecnología digital. En concreto, un nuevo informe de BCG titulado The Most Innovative Companies 2019: The Rise of AI, Platforms, and Ecosystems, revela que las compañías que destacan en innovación cada vez implantan más herramientas de IA para desarrollar nuevos productos y servicios, y mejorar la innovación interna. Además, crean plataformas tecnológicas y ecosistemas que les permiten aprovechar fuentes de innovación externa.

“La tecnología digital y la innovación externa se han convertido en factores clave ” afirma Ramón Baeza, Senior Partner de BCG y coautor del informe. “El principal reto de las compañías no será identificar y acceder al desarrollo tecnológico puntero, que habrá que buscar fuera de las organizaciones, sino implementar esa tecnología dentro de la propia compañía, integrándola con procesos ya existentes.”

Como principal conclusión del informe, las compañías coinciden en que la aplicación de la inteligencia artificial en sus procesos está ganando terreno. El 90% de los encuestados (2500 altos directivos del área de innovación) declaró que sus empresas están invirtiendo en IA, más del 30% espera que la IA sea una de las áreas de innovación con mayor impacto en su negocio durante los próximos tres o cinco años y otro 30% concede a la IA un papel destacado en sus programas de innovación.

El informe evidencia que existe una gran diferencia en las habilidades que las empresas tienen en materia de IA. Más del 65% de los autodenominados innovadores “fuertes” afirman situarse por encima de la media en este ámbito, frente al escaso 2% de innovadores “débiles”. Cerca del 20% de los encuestados considera que sus empresas son innovadores “fuertes” y superan la media en términos de IA (un grupo que el informe denomina “líderes” en IA). Entre estos líderes, el 94% cree que la IA es importante para el crecimiento futuro de sus compañías, frente a un 56% de “rezagados” (encuestados que considera que las capacidades de sus empresas en IA se sitúan por debajo de la media).

“La IA tendrá un impacto sustancial en los procesos de negocio, pero su mayor potencial reside en su capacidad para desarrollar nuevos productos y servicios que aporten grandes fuentes de ingresos a lo largo del tiempo,” comenta Michael Ringel, Senior Partner de BCG y coautor del informe. Afirma también que “los ‘líderes’ en IA ya están abriendo camino”, apuntando que, en estas empresas, los productos y servicios basados en soluciones de IA e introducidos en los últimos tres años habían supuesto un porcentaje mucho mayor de las ventas.

El 46% de los “líderes” en IA declaran que los productos y servicios basados en herramientas de IA representaban el 16% de las ventas o más, frente al 10% entre los “rezagados”. Y ambos coinciden en que la IA ganará terreno en el futuro: el 54% de los “líderes” y el 22% de los “rezagados” esperan que los productos y servicios mejorados con IA aporten más del 16% de las ventas en los próximos cinco años.

Los grandes innovadores acceden a recursos externos

La creciente utilización de la IA es uno de los factores que ha alimentado el interés en las plataformas y los ecosistemas. Los “líderes” en IA afirman que es más probable que recurran a proveedores externos para sus proyectos de IA. Es más, el 36% depende totalmente de proveedores externos y otro 48% utiliza principalmente servicios externos o una combinación de capacidades internas y externas. Puede que este enfoque esté ayudando a los “líderes” a recorrer rápido la curva de experiencia en IA, ya que los conocimientos siguen siendo escasos en la actualidad.

El informe de este año demuestra que las empresas salen cada vez más al exterior en busca de nuevas ideas. Los modelos de colaboración están en auge: entre 2015 y 2018 creció el número de grandes innovadores que utilizan incubadoras (pasando así del 59% al 75%), así como las colaboraciones en el ámbito académico (del 60% al 81%) y empresarial (del 65% al 83%).

“Las tecnologías digitales facilitan plataformas de colaboración y estas a su vez habilitan ecosistemas que reúnen a un grupo de organizaciones para desarrollar una nueva capacidad u oferta de productos o servicios, o para potenciar un nuevo campo de la ciencia o la tecnología” afirma Florian Grassl, Partner de BCG y coautor del informe. “Sin embargo, no todos los ecosistemas son iguales. Los participantes están unidos por diferentes tipos de incentivos / intereses. Por supuesto, uno de ellos es el financiero, pero los conocimientos, los datos, las habilidades y la comunidad pueden ser igual de importantes.”

Algunos ecosistemas son extensiones de formas tradicionales de organizarse y hacer negocio. Suelen girar en torno a un orquestador con el que interactúan todos los demás participantes y tienen jerarquías y estructuras establecidas. Otros ecosistemas, incluidos muchos de los que participan en la primera fase del I+D, suelen ser más dinámicos. Dependen menos de un orquestador central y más de interacciones versátiles entre los participantes.

Desde 2004, Boston Consulting Group ha encuestado en 13 ocasiones a los máximos responsables del área de innovación de un amplio abanico de sectores y países con el propósito de esclarecer la situación de la innovación en las empresas.

Respecto al ranking de las 50 compañías más innovadoras, por primera vez se han producido importantes movimientos en los cinco primeros puestos de la lista. Tras la encuesta mundial realizada, Apple, que había liderado el ranking en todas las ediciones anteriores, desciende al tercer puesto, y Google (o su matriz, Alphabet) y Amazon suben hasta el primer y el segundo puesto respectivamente. Completan la parte alta de la tabla Microsoft y Samsung.

Aunque las empresas tecnológicas ocupan nueve de las diez primeras posiciones, las compañías tradicionales acaparan más de la mitad de la lista. Adidas (nº 10), BASF (nº 12), Johnson & Johnson (nº 14) y DowDuPont (nº 15) se sitúan entre los 15 primeros puestos y hay nuevas incorporaciones como T-Mobile (nº 13), DowDuPont, Stryker (nº 35) y Rio Tinto (nº 49).

¿Por qué Netflix debe temer a Apple TV Plus?

Resulta, como mínimo, irónico que hace tan solo unas semanas diésemos por concluido el conflicto Steven Spielberg vs. Netflix y, tan solo unos días después, el director encabezase el genuino spot de la que representará su mayor competencia. Que el rostro en primerísimo primer plano de Spielberg inicie la nueva era de Apple TV plus es, sin lugar a dudas, una declaración de intenciones con matices. “Want me to help you find your opening? (¿Quieres que te ayude a dar con la apertura?)”, pregunta en su primera intervención, revelador y arrollador. Que el rey de las montañas rusas -en lo que a desarrollo de guión se refiere- inicie esta etapa no podía ser más significativo. El primer pico de una montaña rusa diseñada por la compañía líder en valor de mercado. “…And then, like the Big Bang, it explodes (y después, como el Big Bang, explota)”.

Apple ha querido declarar que un nuevo player ha llegado al mundo del streaming y el vídeo o demand. Pero no uno cualquiera, y no en cualquier momento. Justo cuando Disney prepara su plataforma –tras romper toda relación con Netflix- y cuando Warner ha comenzado a rearmarse, llega ‘la manzana’ con Spielberg. Frente a las plataformas consolidadas de Netflix, Amazon, Hulu, y a las que están por llegar de Warner y Disney, irrumpe Apple. Cuando todos demandaban una innovación capaz de impulsar a Apple de nuevo al liderazgo tecnológico, creativo e, incluso, social, Tim Cook apuesta por lo mismo que las compañías que lideran el mercado audiovisual. ¿Lo mismo? Puede que no. De entrada, cuentan con una ventaja en lo que a dispositivos se refiere, estimados en más de 1000 millones en todo el mundo. Con un 15% de suscriptores que contraten Apple TV Plus tumbaría a Netflix. Además, la plataforma estará disponible en el último trimestre del año en Smart TVs de Samsung, Sony y LG, entre otras marcas.

Las cifras del video on demand

Para apoyar el contexto mediante cifras, destacar que Netflix esperaba cerrar marzo con 150 millones de suscritores a nivel global, Amazon Prime superó en 2018 los 100 millones y Hulu, popular principalmente en EEUU, tiene una cuota de 25 millones de usuarios. Además, tras la reciente adquisición de Fox por parte de Disney, la compañía de Mickey, Pixar, Marvel, Star Wars y demás tótems, posee un 60% de Hulu (suma su 30% al porcentaje de Fox). Tras estas tres plataformas, dos players irrumpirán con contundencia. Por un lado, tenemos el caso ya mencionado de Disney y, por otro, llegará Warner. La recién validada fusión entre AT&T y Time Warner (propietaria de Warnes Bros, HBO, CNN y TNT, entre otras) y el fichaje de Bob Greenblatt demuestran la apuesta por el desarrollo de una plataforma puntera. Así, se avecina una disputa apasionante.

Pero, según podemos entrever de la presentación de Apple TV Plus, Netflix no solo debe temer las cifras, sino también los contenidos. Tim Cook ha querido diferenciarse desde un primer momento, desde el estratégico primer spot. ¿Y si la innovación no está en la forma? ¿Y si la innovación está en el contenido? Resulta tan absurdo como limitado pensar que en la comunicación audiovisual y, concretamente, en el arte cinematográfico, ya está todo inventado. Un arte con poco más de un siglo de historia tiene un recorrido inabarcable. Hamlet o El Quijote se escribieron 24 siglos después de La Iliada, ¿cuántas innovaciones en la narración o en el contenido quedarán por descubrir en el séptimo arte?

Es innegable que Apple, como compañía innovadora, ha caído posiciones respecto a sus periodos de mayor éxito. El informe de Boston Consulting Group The most innovative companies of 2019 así lo demuestra al situar a la compañía en la tercera posición tras liderar el ránking en todas las ediciones anteriores.

La innovación deja paso a la visión, deja paso al primer plano, deja paso a la luz, deja paso a una nueva era del video on demand con más players apostando decididamente por reinar en todos los hogares posibles. Pero, lo más significativo de todo es que deja paso a una era audiovisual aún por explotar… “and then, like the Big Bang, it explodes”.



Álvaro Ramos Izquierdo
Consultor de comunicación senior, apasionado de la condición eminentemente artística del cine y, sin embargo, mitómano de los Premios Oscar.

Rafael Villaseca, presidente de la Fundación Naturgy, será el próximo invitado del Observatorio Proa Comunicación

Rafael Villaseca, presidente de la Fundación Naturgy y ex consejero delegado de Gas Natural, participará en una nueva edición del Observatorio PROA Comunicación titulada ‘Qué pasa en el sector eléctrico español’. El Observatorio se celebrará el miércoles 10 de abril de 2019 a las 09:00h en las oficinas de Boston Consulting Group en Madrid (c/Alcalá 95).

Rafael Villaseca es ingeniero industrial por la Universidad Politécnica de Cataluña y MBA por el IESE. Fue consejero delegado de Gas Natural Fenosa durante trece años. En la actualidad preside la Fundación Naturgy (antes Gas Natural Fenosa) y es consejero de Cementos Molins y VidaCaixa, además de vocal del Consejo Consultivo de Foment del Treball Nacional y miembro del Capítulo Español del Club de Roma.

Entre sus reconocimientos, destaca el premio al mejor CEO del año de la edición 2010 de los Platts Global Energy Awards, los galardones más prestigiosos del sector energético, que le fue concedido en Nueva York. Este premio, que reconoce la trayectoria profesional y los logros más recientes del galardonado, valora la visión estratégica, la decisión y el liderazgo, así como la demostración de claridad de visión, juicio y motivación suficientes de los directivos para transformar sus organizaciones.

El Observatorio PROA Comunicación está concebido como un foro en el que acoger a personalidades distinguidas de la vida pública española: políticos, empresarios, líderes sociales, intelectuales de referencia, es decir, figuras relevantes en el conjunto de nuestro país.

El Observatorio nació como un espacio de encuentro y de franqueza, en el que pudiera darse un diálogo genuino e inteligente, un lugar al que acudir a compartir ideas, no a recurrir socorridamente a argumentarios sabidos y trillados.