Entradas

PROA Comunicación desarrolla la tienda online del Grupo Marqués del Atrio

PROA Comunicación ha desarrollado la tienda online del Grupo Marqués del Atrio, grupo bodeguero riojano de la familia Rivero. Gracias a este desarrollo, finalizado en menos de una semana, la web corporativa del grupo permite vender sus vinos directamente a todos los consumidores. Así, los vinos de Bodegas Marqués del Atrio y Bodegas Faustino Rivero Ulecia, que comprenden hasta cinco regiones vitivinícolas diferentes, pueden ser adquiridos en todo el mundo accediendo a www.grupomarquesdelatrio.com/tienda.

Chema Belsué y Álvaro Ramos, responsables del equipo de comunicación digital y desarrollo web de PROA Comunicación, han desarrollado la parte técnica y visual de la tienda, permitiendo a los usuarios del ecommerce configurar los estuches de vino permitiendo combinar tipos, marcas, regiones, maduración, etc. “Con el desarrollo queríamos diferenciarnos ofreciendo a los usuarios la posibilidad de personalizar al máximo los pedidos según sus preferencias”, destaca Chema Belsué, desarrollador web de PROA Comunicación.

Además de la posibilidad de personalizar los pedidos, la landing de la tienda ofrece una serie de recomendaciones para facilitar a los usuarios packs icónicos del grupo. “Aunque los usuarios valoren la personalización, también hay un segmento que ha digitalizado sus hábitos de consumo como consecuencia de esta situación”, afirma Álvaro Ramos, consultor de PROA Comunicación, quien añade que “para ese perfil era también importante mantener la posibilidad de los tradicionales ecommerce de venta de vino que ofertan packs preelaborados y recomendaciones del grupo bodeguero”.

Además de los multipremiados Marqués del Atrio Crianza y Faustino Rivero Ulecia Crianza, que representan dos de las referencias más icónicas de sus respectivas bodegas, destacan vinos como el Marqués del Atrio Edición Limitada 2016, un vino criado y guardado en bodega del que se embotellaron menos de 30.000 botellas, o el Finca el Rubio, compuesto de 9.999 botellas de tradición, sentimiento y, sobre todo raíces.

Entre los más de 40 vinos que el grupo ha puesto a disposición de los consumidores en su nueva tienda virtual, también destacan los populares monovarietales de Faustino Rivero Ulecia, que renovaron su imagen en 2019 con nuevas botellas estilo borgoña. Precisamente, un estilo borgoña que a principios de este 2020 homogeneizaba toda la gama DOCa Rioja de Faustino Rivero Ulecia en homenaje al 50 aniversario de la marca.

Tras la nueva estrategia de branding -desarrollada por PROA Comunicación- que experimentó el grupo bodeguero en 2019, la nueva web corporativa precisaba un espacio específico para vender los vinos. “Siempre hemos sido firmes impulsores de la venta online”, afirma Jorge Rivero, quinta generación del Grupo Marqués del Atrio, quien ha añadido que “el consumo en casa está siendo muy importante en esta etapa, y queríamos poner a disposición de los consumidores una nueva alternativa”.


Chema Belsué y Álvaro Ramos

Consultores del equipo de Comunicación Digital y Desarrollo Web de PROA Comunicación

Post-COVID 5.0

Una crisis (palabra derivada del griego κρισις y que  significa “separar” y “decidir”) es un cruce de caminos en el que se entrelazan peligros y oportunidades.

Tras más de un mes confinados en casa y tele-trabajando hemos podido ya aprender las mejores practicas internacionales para la gestión temprana de la pandemia y la organización del trabajo en remoto. En todas ellas la tecnología y la digitalización han sido claves.

Fruto de la gestión de esta crisis, son muchos los sectores –desde la sanidad, la educación a la industria- que ya identifican cómo la tecnología podría haberles ayudado mucho más de haber estado preparados digitalmente hablando y si hubiesen dispuesto de servicios cloud u otros. No son pocas tampoco las compañías y organizaciones que han tenido que activar con urgencia sus procesos de digitalización para hacer frente a la crisis y el nuevo panorama. El sector de la educación es en este sentido el más paradigmático y el que a mayor velocidad se está transformando y lo hará tan solo a la vuelta del verano con el crecimiento exponencial de la formación online.

El brutal desafío a nuestros sistemas y modelos de organización social e industrial que nos está planteando la crisis del Coronavirus nos va a abrir nuevas ventanas de oportunidad a una industria y sociedad 5.0. Esto no es una ficción sino un modelo ya anticipado en Japón por su Gobierno y que explica perfectamente por qué este país estaba preparado para este crisis y ha sabido gestionarla de manera excelente. Este modelo de Sociedad e Industria 5.0 se basa en dos aspectos: por un parte, la acumulación de datos masivos en tiempo real procedentes de todos los sectores y, por otra, una cultura “monozukuri” de excelencia y hábitos de “lean manufacturing”.

El espejo para Europa tras el COVID-19 es el modelo japonés de Sociedad 5.0. Las soluciones y oportunidades que se abren para la digitalización en el horizonte post-crisis se pueden agrupar en este sentido en cuatro ámbitos: salud, movilidad, infraestructuras y FinTech.

A nivel de salud,  la aplicación del big data a los datos médicos de detección, chequeo y tratamiento ha demostrado que permite tratamientos efectivos como hemos visto de manera palmaria. Nuestros hospitales deberían dotarse de robots móviles autónomos para la desinfección de las zonas quirúrgicas y UCIs así como para el traslado de la medicación a las habitaciones evitando el contacto físico con los enfermos y sirviendo de apoyo a las enfermeras. Por último, se debería incorporar la atención médica en remoto para la comunicación entre profesionales y pacientes.

La movilidad y la logística también se verán afectadas tras el coronavius. Disponemos ya de la tecnología para entregar todo tipo de productos a las puertas de cualquier persona en cuarentena o no. En el caso del post-COVID-19, esto va a significar la automatización de muchos sistemas a escala, mediante drones y vehículos de guiado automático. En este sentido, la robotización de los procesos logísticos debería ser otra apuesta urgente para la digitalización de nuestra industria manufacturera en la agenda de los directivos de las compañías.

Las infraestructuras son otra área de oportunidad. El internet de las cosas junto con la inteligencia artificial y la robótica nos ayudarán a la inspección, mantenimiento y control de los espacios públicos y las infraestructuras. Deberíamos aprender estas lecciones para tener escenarios preparados en los que las estrategias de control del movimiento de las personas sean plenamente eficaces.

Por último, el dinero físico ha operado como una de las vías más importante de transmisión del virus. El uso del blockchain para las transferencias económicas es otra ventana de oportunidad, además de su uso en otras áreas como la logística (si disponemos de transacciones con blockchain no volveros a tener más casos de timo a propósito de test rápidos de detección de virus.

Estos escenarios no son una distopía. Son rutas que en esta crisis podemos o no elegir y desarrollar con visión y consistencia.

No olvidemos que el proceso de transformación digital post-coronavirus no hará sino acelerar la importancia de las tecnologías habilitadores de la industria 4.0 (pronto ya en un modelo 5.0) cuyo habilitador estratégico es el talento digital. Si no cultivamos ambos aspectos (tecnología y talento) la próxima crisis vírica nos volverá a golpear con la misma o mayor virulencia, acrecentando nuestra brecha económica y de fallecidos respecto a los mejores.

Esta tribuna ha sido publicada en ABC. Puedes acceder a través de este enlace.


Roberto Ranz

Director de ASTI Talent & Tech Foundation

El vino en tiempos de coronavirus

“De casa de tus artistas favoritos a la tuya”, así se anunciaba #YoMeQuedoEnCasaFestival antes de cosechar 440 mil seguidores en Instagram. Esta iniciativa, ideada por un promotor musical y un reconocido artista, consiguió poner en jaque a la comunidad (traspasando la frontera digital y llenando con su repercusión cuota de pantalla) alcanzando los 130.000 espectadores conectados. Pero mucho más allá, generó una corriente de activismo digital en la que otras industrias, empresas, e incluso individuos, empezaron a llenar minutos en nuestra agenda del confinamiento. Corriente, o torrente más bien, que también empapó el sector del vino.

Llegó el coronavirus y tengo en marcha un proyecto enoturístico… ¿y ahora qué?

El sector del vino representa en España un gran activo, tanto para nuestra economía como para nuestra sociedad y cultura. El vino contribuye a nuestra marca-país, es un reclamo turístico nacional e internacional, contribuye al desarrollo local de manera responsable y sostenible, es símbolo de tradición e innovación y el reflejo del saber hacer de miles de empresas, familias y viticultores de todo el país.

Ante esta situación de paralización, tal y como apuntaba la Asociación Española de Enoturismo en un comunicado, tienen que encontrar una solución apostando por la comunicación. En palabras de su presidente, José Antonio Vidal, “para mantenerse vivos hay que dar señales de ello: si no comunicamos, nadie sabrá de nosotros. En momentos como este, los enoturistas están deseando saber en qué estamos trabajando para sorprenderles. […] La herramienta está en el entorno digital. Se ha de trabajar online en la estimulación del encanto a la vuelta de la vivencia presencial: website contents, app, e-commerce, campañas especialmente amigables de e-mail y redes sociales. Para ello, hoy más que nunca se deben adaptar las webs a una máxima calidad en comunicación y usabilidad: todas nuestras ventanas se pueden convertir en miradores al cielo. No dejemos nunca de comunicar”.

En este contexto, donde las palabras de Vidal no pueden ser más acertadas, Bodegas Faustino Rivero Ulecia ha lanzado una campaña audiovisual para divulgar conocimientos de enología y ayudar al público interesado en vinos a sobrellevar el #yomequedoencasa.

Con esta campaña, desarrollada de la mano de Proa Comunicación, la bodega comparte con los aficionados al vino, a través de su canal de Instagram, nociones básicas, conceptos enológicos, trucos y curiosidades relacionados con el origen y la cultura del vino. Las características que definen cada tipo de vino (blanco, tinto y rosado),  qué caracteriza la Denominación de Origen Calificada Rioja, cuáles son las diferencias entre catar y degustar un vino por uno mismo o las diferentes fases de la cata de vinos.

A través de esta serie de vídeos publicados en el IGTV del perfil, Bodegas Faustino Rivero Ulecia pretende acercarse a su audiencia y aportar contenido de valor con el que reforzar su imagen de marca. De esta manera, y bajo el hashtag #aprendiendoencasa, se traslada la relación con los clientes, desde un enfoque cercano, sencillo y de rápido consumo, al canal social aportando una alternativa de ocio en casa y nutre su proyecto enoturístico en tiempos de confinamiento.

Con este tipo de prácticas, empresas como Bodegas Faustino Rivero Ulecia, además de ayudar, difunden de manera legítima sus productos y servicios. Al mismo tiempo, estrechan lazos o se acercan a posibles compradores o usuarios tras la crisis, ilustrando así que la comunicación tiene una labor imprescindible en momentos de crisis.