Entradas

Las prioridades de inversión diferencian a los líderes digitales

Las empresas que apuestan por ampliar las capacidades de sus plantillas e invierten más en tecnología tienden a mostrar un grado de desarrollo digital más elevado que aquellas que destinan menos recursos a estas prioridades. Así lo demuestra un estudio de Boston Consulting Group (BCG) en el que se han realizado encuestas a 1.800 compañías de Asia, la UE y EE. UU.  Entre las empresas encuestadas, las instituciones financieras y las compañías de telecomunicaciones son las que están digitalmente más desarrolladas: más del 25% pueden considerarse líderes digitales. Las entidades del sector público y las empresas energéticas van por detrás, ya que más del 40% pertenecen al grupo de ‘rezagados digitales’.

“Las instituciones financieras son pioneras en madurez digital. Más allá de digitalizar sus operaciones y de emprender nuevas iniciativas digitales para mejorar la experiencia cliente, han entendido perfectamente que la digitalización de la organización debe ser prioritaria”, destaca Jorge Colado, Partner & Managing Director de BCG en España.

“Está claro que priorizar las inversiones correctamente es una de las formas más seguras de desarrollarse digitalmente”, afirma Michael Grebe, Senior Partner y experto en tecnología de BCG. “Si quieren seguir siendo competitivos y no perder terreno, los rezagados deben fijarse muy bien en cómo los líderes del sector distribuyen sus inversiones”, apunta Michael Ruessmann, Senior Partner y experto en transformación digital de BCG.

El índice de aceleración digital mide el grado de desarrollo digital

El estudio se basa en el índice de aceleración digital (DAI por sus siglas en inglés) de BCG. Gestores y directivos evaluaron el grado de desarrollo digital de sus empresas en función de una serie de criterios utilizando una escala del uno al cuatro en 35 categorías. Después, se agregaron esas puntuaciones en bruto y se asignaron valores del 0 al 100 a las respuestas. A las compañías con un DAI entre 67 y 100 se las consideró líderes, mientras que aquellas que obtuvieron un DAI de 43 o menos se denominaron como rezagadas.

¿Dónde se encuentran los líderes digitales?

El estudio se realizó en nueve sectores y tres regiones del mundo: Asia, Europa y EE. UU. El sector que obtuvo los mejores resultados fue el de servicios financieros en Asia, con un índice de aceleración digital (DAI) de 60 aproximadamente. Tanto en Europa como en EE. UU., el sector de telecomunicaciones lideró la clasificación. Cabe destacar que algunos sectores mostraban excelentes resultados en Asia, mientras que estaban muy rezagados en las demás regiones. Por ejemplo, las empresas de consumo en Asia consideran que su grado de desarrollo digital es más alto del que se atribuyen sus homólogas de EE. UU. y Europa. “Este era el primer año que incluíamos a Asia en el estudio y las compañías asiáticas lograron muy buenos resultados. Su grado de desarrollo digital en todos los sectores es elevado en comparación con empresas similares del resto del mundo”, afirma Michael Ruessmann.

Los líderes digitales logran magníficos resultados accionando tres palancas

El estudio permitió identificar tres palancas que los líderes accionan para desarrollarse digitalmente. En primer lugar, invierten más del 5% de su OPEX en proyectos digitales. En concreto, el porcentaje de líderes de EE. UU. que destinan esta cantidad (90%) es muy superior al que se registra en Asia (75%) y Europa (65%). Asimismo, los líderes de todo el mundo suelen asignar más de un 10% de sus plantillas a puestos y proyectos digitales. En este caso, los líderes asiáticos (54%) van ligeramente por delante de sus homólogos estadounidenses (51%) y claramente por delante de los de Europa (44%). Este enfoque en la plantilla permite que las empresas asiáticas alcancen las máximas puntuaciones en “nuevas formas de trabajar”. Por último, los líderes también implantan soluciones digitales a mayor escala que los rezagados y tienen menos probabilidades de estancar esas soluciones relegándolas a un solo caso. “Después de realizar el estudio durante tres años, podemos decir que estas palancas digitales se mantienen en vigor y permiten distinguir a los líderes digitales”, afirma Michael Grebe.

Los líderes digitales tienen muy claras sus prioridades de inversión

Los líderes digitales aumentan sus perfiles digitales e invierten más que los rezagados en desarrollar a sus plantillas. El estudio reveló que tres de cada cuatro líderes prevén ampliar sus equipos digitales más de un 20%. Por regiones, más del 90% de los líderes de Asia piensan aumentar su plantilla a este ritmo, mientras que los de EE. UU. y Europa son menos ambiciosos y contemplan incrementos del 70% y el 65% respectivamente.

Sin embargo, los líderes digitales no solo miran al exterior, sino que se preocupan por lo que ya tienen dentro de sus empresas. La mitad de ellos prevé desarrollar las capacidades digitales de más del 20% de su personal, cosa que hará menos de un tercio de los rezagados. Cabe destacar que los líderes destinan el 22% de su inversión digital total a tecnología, a diferencia de los rezagados, que invierten un 16%. No obstante, al incrementar la inversión, el índice de aceleración digital (DAI) en tecnología es mucho más alto entre los líderes que entre los rezagados (78 vs. 29) e indica que la diferencia entre ambos grupos probablemente crecerá.

Los líderes asiáticos se sitúan a la vanguardia de la inteligencia artificial (IA)

Aproximadamente el 50% de los líderes de todo el mundo dedican más del 10% de sus perfiles digitales a proyectos de IA, mientras que solo el 29% de los rezagados apuestan por esta política. Las empresas asiáticas son las que tienen más personas trabajando en soluciones de IA. El estudio reveló que el número de compañías asiáticas que dedican más del 10% de su plantilla digital a proyectos de IA duplica el registrado en la UE y EE. UU. Las compañías asiáticas también van por delante en la adopción de la IA: un 87% frente a un 78% en Europa y un 74% en EE. UU.

“Las empresas pueden ser sancionadas por errores de sus empleados en materia de competencia”

Las empresas deben saber que pueden ser sancionadas por cualquier actividad prohibida que realicen sus empleados en materia de competencia y que las multas pueden ser de hasta el 10% de sus cifras de ventas del año anterior. Ese fue el contundente mensaje que quiso transmitir Amadeo Petitbò, exvocal y expresidente del Tribunal de Defensa de la Competencia, durante su intervención en la última edición de los Encuentros Degussa, celebrada esta semana en la sede de esta compañía en Madrid bajo el título ‘¡Cuidado! La CNMV me puede sancionar’.

El profesor Petitbò explicó de forma muy didáctica y utilizando casos reales una serie de conductas prohibidas de las que muchas veces “no son conscientes ni directivos ni empleados”. Unas conductas con las que, señaló, “hay que tener mucho cuidado porque el incumplimiento de la legislación que regula la competencia, que supervisa la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia, puede resultar caro y tener un alto coste reputacional”.

Retos en comunicación para las gestoras de fondos

Antonio Salido, consultor de marketing y estrategia especializado en el sector financiero, y antiguo responsable global de marca en Europa de Fidelity, una de las mayores gestoras del mundo, explica los retos a los que se enfrentan las gestoras de fondos en el escenario actual: la digitalización, los cambios regulatorios, y las mayores exigencias del cliente. Retos que implican nuevas estrategias para diferenciar la marca, y nuevos modelos de negocio.

El aumento de la deuda, el gasto público y el exceso de liquidez ralentizan el crecimiento de las economías globales

Daniel Lacalle, asesor económico del Partido Popular, intervino recientemente en un foro sobre Claves de Inversión organizado por El Español, donde expuso su visión sobre el escenario macroeconómico presente y futuro en las economías globales.

El escenario actual se caracteriza por el pobre ritmo de crecimiento económico, a consecuencia de lo que Lacalle llama la “represión financiera”, que sustituye la inversión por el endeudamiento y el gasto público. Escenario que provoca la “japonización” de la economía, es decir, un crecimiento e inflación recurrentemente bajos con tipos de interés también históricamente bajos, que crean una dinámica de la que es difícil salir.  Escenario que provocó, por ejemplo, la caída del índice Nikkei del entorno de 40.000 puntos a 13.000 en pocos años.

Saturación de deuda

Según Lacalle, esto sucede pese a que los indicadores de recesión se han moderado. Porque el crecimiento actual se apoya exclusivamente en las políticas de los bancos centrales y los gobiernos, que tienen el foco puesto solamente en incrementar el gasto público y el endeudamiento.

En su opinión, esto no resuelve el fondo de la cuestión, que es el hecho de que las decisiones de inversión y la producción industrial han caído. Por tanto, la saturación de deuda no genera crecimiento.

Las cifras lo acreditan. En la actualidad, la masa monetaria global he llegado a su nivel récord de 74 billones de dólares. Pero ello no favorece el crecimiento. Al contrario, se trata de un exceso de liquidez que provoca un crecimiento bajo y desigual, ya que no procede de la inversión de capital sino del reciclaje del capital. Es un modelo de crecimiento no eficiente.

La “represión financiera” (políticas monetarias expansivas continuadas), a pesar de que frena las debacles en el ciclo económico, perpetúa los desequilibrios e incrementa la deuda. La estrategia de inyectar liquidez continuamente dispara el valor de los activos ultracíclicos (más ligados al ciclo), pero cuando se cancelan dichas inyecciones se produce su desplome. Por tanto, no es una estrategia eficaz según Lacalle.

¿Por qué el crecimiento es tan pobre?

Lacalle explica que el bajo nivel de crecimiento actual se debe a tres factores:

  • Impacto de la tecnología: Contribuye a que desaparezca la ineficiencia en la formación de precios. Reduce la presión inflacionista.
  • Envejecimiento de la población en los países desarrollados: Aminora el consumo.
  • Sobrecapacidad: Provoca que los beneficios empresariales no suban. Las materias primas no se negocian, y los tipos bajos y el endeudamiento perpetúan la sobrecapacidad. Se reducen por tanto las decisiones de inversión.

En su opinión, no debemos caer en un “espejismo inflacionista”, es decir, tomar decisiones por temor a tensiones inflacionarias. Los tipos de interés no van a subir, lo que nos acerca en Europa a un escenario de japonización, pero sin el componente de ahorro que si existía en Japón.

Los temores a un escenario de crecimiento e inflación a la baja provocan que, en la actualidad, existan en los mercados de capitales globales 11 billones de dólares de bonos con rendimientos reales negativos. Una suma enorme, que hace prever que no se alcancen elevadas rentabilidades para ninguna clase de activo.

¿Dónde hay oportunidades de inversión?

Por tanto, dado que la percepción de riesgo está sesgada, y los activos sin riesgo aportan rendimientos reales negativos, mientras que los bancos centrales continúan con su estrategia de realizar inyecciones de liquidez. El último de ellos, la Reserva Federal, que está cambiando su política monetaria hacia la expansión cuantitativa, impulsando con ellos la subida de la masa monetaria global.

En definitiva, los bancos centrales y los gobiernos no piensan cambiar su política de reforzar el endeudamiento y no reducir el déficit. ¿Esta política puede ser perjudicial para las inversiones? Lacalle cree que no, porque no se produce un efecto inflacionista. Lo que sí genera es un incremento de la sobrecapacidad y más deuda, haciendo que las economías sean menos dinámicas, ya que se toman menos decisiones de inversión.

En este escenario, Lacalle recomienda a los inversores que, si quieren identificar oportunidades de inversión en el contexto actual deben buscarlas en aquellos sectores/compañías que se aprovechan de los factores que contribuyen a reducir el crecimiento: la tecnología, el envejecimiento de la población y la sobrecapacidad.


Javier Ferrer
Director del Área de Comunicación Financiera de Proa Comunicación

Desafíos actuales de la banca privada y claves para una comunicación eficaz del negocio

El negocio de banca privada en España sigue siendo un nicho apetecible para el sector financiero. Según la consultora DBK, a cierre de 2017 los activos bajo gestión de clientes con patrimonio financiero de al menos 300.000 euros se elevaban a 450.000 millones de euros. Un colectivo de casi 400.000 personas, residente en su mayor parte en grandes núcleos urbanos de las comunidades con mayores niveles de riqueza per càpita, lo que se conoce como el “triángulo de oro” (País Vasco, Navarra, Cantabria, Comunidad Valenciana, Cataluña, Madrid).

Fuerte inversión en recursos

La mayoría de proveedores fija en 500.000 euros el umbral mínimo que les permite aportar una oferta especializada en productos, herramientas, equipos, gestores de relación, e incluso oficinas, a sus clientes con mayor nivel patrimonial. La búsqueda de un modelo eficiente y rentable es la causa de esta limitación.

Los clientes de banca privada aportan elevados márgenes tanto fuera como dentro del balance en la cuenta de resultados de su operador financiero. Pero exigen un trato personalizado y muy profesional, por su alto nivel de cultura financiera, y por la necesidad imperiosa de confiar en un interlocutor que se convierte en la práctica en el “director” de la estrategia que debe acometer su patrimonio para cumplir un sinfín de objetivos particulares: horizonte temporal, perfil de riesgo, activos y mercados preferidos, sucesiones, estructura accionarial del grupo familiar, optimización fiscal, rentabilidad de sus inversiones…

Esto obliga a los gestores de relación a acreditar un alto nivel de conocimientos financieros y calidad en el servicio, y estar al tanto de los cambios regulatorios, utilizar tecnología avanzada para gestionar todos los ámbitos que requiere su cliente, y coordinar equipos especializados que aportan las soluciones individualizadas. Sólo así se podrá consolidar una relación estable y a largo plazo con cada cliente.

Es decir, captar y fidelizar un cliente de banca privada exige una gran inversión en recursos para cualquier operador financiero. Porque resulta imprescindible disponer de una oferta valor que sea global, a  medida, diferencial, e independiente, con el foco puesto exclusivamente en los intereses del cliente.

Modelos de negocio

En España, el negocio de banca privada sigue dominado por las grandes marcas de banca comercial. Según DBK, gestionan el 77% del total de activos de este segmento de clientes, frente al 23% de cuota que ostentan las entidades especializadas. La banca universal cuenta con una gran ventaja frente al resto: puede compartir recursos en la atención a varios segmentos de cliente, abaratando los costes. ¿Qué recursos? Sobre todo, los destinados a las actividades corporativas (RRHH, gestión financiera, productos dentro de balance, tecnología…), y comerciales (red de sucursales, objetivos de crecimiento del negocio).

Pero esta ventaja se puede convertir en desventaja. Porque en la práctica, para la banca universal es más difícil fidelizar a un tipo de cliente que apoya su confianza en el trato personalizado con un interlocutor, ya que valora menos aspectos del servicio como la digitalización, la consecución de rentabilidad para sus inversiones, y otros.

El mayor atractivo de la banca universal para este cliente es la solidez y solvencia que aporta la marca, lo que le hace fiarse de una entidad que por su dimensión y fortaleza de balance, no corre peligro de descapitalización.

La banca privada independiente, sin embargo, a priori puede cumplir mejor las exigencias de un servicio exclusivo y de calidad, aunque ello le obliga a realizar fuertes inversiones en recursos para poder materializarlo. Más aún en el entorno regulatorio actual, que tras la entrada en vigor de Mifid II, reduce las expectativas de generación de ingresos y aumenta los costes.

El impacto de Mifid II

El objetivo de la implantación de la directiva europea Mifid II es reforzar la protección del inversor y del cliente de productos y servicios financieros. Una regulación que abarca muchos ámbitos de actividad: governanza de productos, listado y definición de los servicios que se pueden aportar -gestión, asesoramiento, información, comercialización, ejecución-, reporting al cliente, formación elevada de los proveedores, transparencia en costes, proceso de seguimiento y optimización de las inversiones….

El impacto en el negocio de banca privada es, por tanto, enorme. Hasta el punto que el sector considera a  Mifid II como una oportunidad para reordenar los modelos de negocio, ya que debe adaptar la mayoría de sus actividades (y con ello, la expectativa de costes e ingresos) a esta nueva forma de trabajar.

En este punto destaca sobre todo la disyuntiva entre asesoramiento independiente, aquel por el cual el cliente paga un fee recurrente y puede acceder a todo el universo de activos financieros comercializable con las recomendaciones de su advisor, frente al asesoramiento dependiente, donde el advisor recomienda activos al inversor, y cobra comisiones del fabricante por aquellos que su cliente ha comprado dentro de un universo de productos limitado, siempre que se cumplan requisitos en cuanto a la transparencia en ingresos y costes, y la calidad de servicio.

La tecnología está cumpliendo su papel como herramienta para agilizar la implantación de los requisitos de Mifid II, logrando el mayor ahorro en costes posible. Incluso, está permitiendo que afloren modelos de banca privada apoyados en la gestión y/o asesoramiento automatizado, dirigidos a patrimonios elevados, sin el concurso de gestores de la relación, para aminorar el nivel de gastos.

El papel de la comunicación especializada

Sin embargo, cualquier modelo de negocio en banca privada debe apoyarse en una relación personal entre el cliente y su interlocutor, para que consiga sus objetivos de eficiencia/rentabilidad, y crecimiento. Retos que sólo con clientes fidelizados al 100%, y con la totalidad de necesidades financieras y patrimoniales satisfechas por su proveedor, se pueden alcanzar.

El papel de la comunicación financiera especializada, es clave para ayudar a cada operador a optimizar sus estrategias de adaptación regulatoria y de crecimiento de negocio. Porque ayuda a posicionar cada marca con sus fortalezas, tanto si su estructura es una banca universal con equipos y áreas especializadas, como si se trata de modelos de banca privada exclusiva e independiente, u otros no bancarios. Y porque el secreto del éxito para fidelizar es aportar un servicio global y a medida para cada cliente, lo que se puede lograr si éste percibe las fortalezas diferenciales de marca de su operador.

La banca privada es un servicio que gestiona la relación integral del cliente con su operador financiero: las necesidades de asesoramiento y gestión para su patrimonio, las necesidades de optimización fiscal, las necesidades de transaccionalidad, y las necesidades de financiación. La comunicación se convierte, por tanto, en una herramienta que transmite la apuesta de valor diferencial escogida por cada proveedor de banca privada, y las claves de su éxito en la estrategia de fidelización de sus clientes y crecimiento de su negocio.


 

Javier Ferrer
Director Área Comunicación Financiera Proa Comunicación

Claves para un sistema de pensiones viable en el futuro

La inviabilidad futura del actual sistema de pensiones público, contributivo y de reparto en España es una de las cuestiones urgentes a abordar por cualquier gobierno, pero la conveniencia política hace que se posponga una y otra vez.

El experto Diego Valero, presidente de la consultora Novaster, explica para Proa Comunicación las causas del problema, y propone soluciones para que el sistema de pensiones mantenga el nivel de prestaciones actual para las futuras generaciones.

Sistema inviable

¿Por qué no es viable el sistema? Por dos factores. El primero,la mayor longevidad de las personas, que  alarga el tiempo efectivo de recepción de las pensiones,  y con ello el gasto. El segundo, el elevado porcentaje (80%) que representa la pensión sobre el salario recibido en la vida laboral, lo que desincentiva al ahorrador para buscar alternativas fuera del sistema público.

El resultado es la no sostenibilidad del sistema actual a largo plazo, lo que obligará a reducir el porcentaje de la pensión frente a salario, y/o aumentar la edad mínima para la jubilación. Es decir, el número de años de cotización a la Seguridad Social, si se quiere percibir la pensión de jubilación en su nivel actual.

Por tanto, el primer paso que necesita dar el ahorrador es conocer cuál va a ser la prestación que percibirá en el momento de su jubilación, para poder establecer un plan de ahorro a su medida. Es una información que el estado debería  facilitar a los ahorradores, pero que no hace.

Modelo eficiente de pensiones

Existen otros modelos de pensiones mixtos que combinan la prestación desde el sistema público con aportaciones desde la empresa y el ahorro individual, que son mucho más eficientes que el actual.

El modelo más eficaz debería ser aquel en el cual el sistema público determine un nivel mínimo básico para la subsistencia, añadiendo un nivel de prestación en función de las contribuciones realizadas, más la utilización de la economía conductual para fomentar el ahorro entre los individuos.Si se aplica este modelo, el nivel de ahorro futuro será sostenible porque crecerá la bolsa para pensiones.

La comunicación, herramienta clave

La comunicación puede servir para dar a conocer nuevos modelos distintos al vigente,  tanto para el ahorrador como para las entidades públicas y privadas involucradas, y mover a la toma de decisiones.  La comunicación, en definitiva,  debe ser la herramienta que indique a todos el camino a seguir.

La comunicación es por ello, clave,  para informar a los ahorradores sobre las distintas opciones de prestación en su etapa de jubilación si no varían su estrategia, y para aclarar qué nivel de pensión se alcanzará en función del nivel de ahorro asumido.

Además, la comunicación puede ser muy útil para estimular la economía conductual, es decir, el análisis de los comportamientos económicos en función de la psicología humana. Si se utiliza como herramienta para este fin,  puede convertirse en una palanca imprescindible para interpretar, y corregir, comportamientos.  Y lo que es más importante, ayudar en la toma de decisiones.

Concienciar a la sociedad sobre la necesidad imperiosa de buscar alternativas al sistema actual de pensiones debe hacerse de forma  simple, sencilla, y atractiva, y en el momento adecuado. El resultado será una toma de decisiones rápida y correcta.


Javier Ferrer
Director Área Comunicación Financiera Proa Comunicación, apasionado del mundo de las inversiones y especialista en comunicar modelos de negocio apoyados en el asesoramiento financiero y la gestión de patrimonios

¿Pausa y aceleración o pausa y estancamiento?

Como viene siendo habitual en los últimos meses los datos macro son difíciles de interpretar. Seguir la gran cantidad de datos diarios y elaborar una tesis macro es como construir un puzle que está cambiando continuamente de fisionomía. Si normalmente esto es difícil, los últimos meses han sido especialmente complicados, con datos clave ofreciendo señales contradictorias, fuertes revisiones y varios elementos excepcionales. El comportamiento de los mercados añade más dudas a una macro compleja, dejando la carga de la prueba sobre la continuidad del ciclo en la segunda mitad del año.

Pese a toda esta confusión, no esperamos una mejora sustancial en el ritmo de crecimiento. En Fidentiis Gestión – Global Strategy, esperamos una estabilización en el 2Q19 por debajo de potencial, lo que dará paso a un estancamiento, en el que los riesgos de recesión aumentan, con un crecimiento mundial en el entorno del 3% para 2019 (EE.UU. 1,5%, EA 0,7%, China 6,1%).

La clave del cambio de marcha en la economía mundial está en la debilidad del sector manufacturero. La esperada recuperación de la actividad en el 1Q19 no se ha producido y continuó deteriorándose. China, por primera vez en muchos años, rebajó el crecimiento esperado al 6%-6.5%, la parte de baja del rango objetivo. En la Eurozona, la revisión fue más agresiva, pasando del 2% a cerca del 1%. En EE.UU., pese a la debilidad de los datos del 1Q19, las estimaciones de crecimiento siguen alrededor del 2,3%.

El giro de los bancos centrales permitirá una estabilización del crecimiento en el 2Q19. El cambio de sesgo de la FED a principios de año fue decisivo para revertir la contracción de condiciones financieras de finales de año y empujó al resto de bancos centrales a una nueva ronda de estímulos. Los mercados han descontado el fin del ciclo de subidas de tipos en EE.UU. y han japonizado las rentabilidades en Europa. La expectativa de resolución del conflicto comercial y la menor probabilidad de un hard Brexit ayudan a disipar la incertidumbre política. Por último, los estímulos chinos revertirán la debilidad de los últimos trimestres.

Sin embargo, creemos que es difícil ver una mejora sostenida hacia ritmos de crecimiento cercanos a potencial por los siguientes motivos:

No vemos una recuperación del sector manufacturero. Los componentes adelantados siguen siendo negativos y anticipan debilidad en el 2Q19 (nuevas órdenes, órdenes de exportación y expectativas siguen deteriorándose). Esto seguirá presionando a la producción industrial, inversión y empleo. El patrón histórico es que el sector manufacturero impactando en los servicios.

EE.UU., economía más robusta y principal fuente de demanda desacelerará notablemente y vemos riesgo a la baja en las estimaciones de crecimiento. Independientemente de la opinión más o menos positiva sobre el ciclo americano, no hay discusión en que el crecimiento va a pasar del 3,1% a tasas ligeramente por encima del 2% según consenso.

El objetivo del gobierno chino es estabilizar la economía alrededor del 6%, no iniciar una aceleración que vaya a impulsar significativamente el crecimiento económico mundial.

Los síntomas del estancamiento crónico vuelven a ser visibles, con la euforia de la reflación ya en el olvido. Tipos reales negativos, expectativas de inflación a la baja, productividad raquítica, caída de la inversión y crecimiento anémico, vuelven a validar la tesis del estancamiento secular.

La pausa en las subidas de tipos y fin del QT de la FED y el TLTRO del ECB, no son medidas de estímulo adicionales para impulsar la economía, sino que representan una señal de pausa para estabilizar las condiciones financieras.

La resolución de riesgos políticos seguirá sometida a incertidumbres: un acuerdo comercial China – EE.UU. pondrá probablemente el foco en la U.E., la prolongación del Brexit seguirá retrasando decisiones de inversión y la oleada electoral europea puede dar sorpresas. La ausencia de riesgos geopolíticos es siempre la excepción, pero en un contexto de bajo crecimiento su impacto se amplifica.

Un nuevo ajuste en condiciones financieras, incluso menor al del 4Q18, nos lleva a una recesión. Los mercados descuentan un escenario de pausa mid-cycle o “goldilocks”. Si los argumentos de esta tesis (aceleración del crecimiento europeo y chino, y un soft-landing en EE.UU.) vuelven a ponerse en duda ante un deterioro adicional en los datos, creemos que la reacción del mercado será igual de violenta que a finales de 2018. El escaso margen en política fiscal y monetaria magnifica este mecanismo de transmisión a la economía real. No encontraremos grandes desequilibrios que justifiquen una recesión, pero el caprichoso cambio en el apetito de riesgo puede ser un factor definitivo.



Jorge Nuño 
Gestor del fondo Fidentiis Global Strategy de Fidentiis Gestión

El futuro de las pensiones

El sistema de pensiones necesita una reforma urgente para seguir siendo viable

La viabilidad futura del sistema de pensiones vigente en España es una cuestión que preocupa cada vez más a los expertos y a las entidades públicas y privadas que prestan servicio a los ciudadanos para resolver la necesidad de una jubilación tranquila y con un nivel de ingresos mínimos asegurados.  En una reciente jornada celebrada en la Casa de México en Madrid, bajo el título “El futuro de las pensiones España-Mexico”, se debatieron las perspectivas a futuro del modelo de pensiones actual, a partir del análisis de dos sistemas contrapuestos como el español y el mexicano.

En España, el sistema es contributivo y de reparto, lo que significa que el trabajador va abonando unas cantidades a la Seguridad Social (la mayoría por parte de la empresa que lo contrata, salvo que sea autónomo) durante su vida laboral. Cuando ésta finaliza, la bolsa acumulada se va repartiendo entre los jubilados en función de criterios como los años cotizados, las cantidades, etc.  El mexicano es un sistema puro de capitalización, en el que tanto el estado como la empresa van aportando al trabajador unas cantidades para que sea el propio trabajador quien, a través de diferentes organismos públicos o privados, las invierta con vistas a rescatarlas en el momento de su jubilación.

Reformas imprescindibles

Los ponentes coincidieron en que el sistema de pensiones necesita una reforma urgente para que pueda seguir garantizando a las futuras generaciones el nivel de prestaciones actual, es decir, con el mismo nivel de ingresos y gastos. Es lo que los expertos denominan  equidad intrageneracional,  algo que ya no es posible.

Y no lo es porque el porcentaje del gasto público destinado a sufragar las pensiones pasará  del 12% actual al 16% o incluso el 18% en el medio plazo.  Esto supone que, para mantener esta equidad en cotizaciones y prestaciones, habrá que elegir entre varias soluciones. O bien aumenta el montante de las cotizaciones a la Seguridad Social;  o bien suben los impuestos;  o bien baja el nivel de prestaciones respecto al actual; o, en último caso, el Estado tendrá que endeudarse para que la bolsa destinada a prestaciones para la jubilación no merme a futuro.

Varios factores provocan esta situación. El envejecimiento demográfico, porque acarrea una mayor longevidad y, por tanto, el aumento del tiempo durante el cual los jubilados percibirán sus prestaciones dinerarias en forma de pensiones. Los bajos tipos de interés, porque propician el mayor endeudamiento público para sufragar el gasto futuro, que las generaciones futuras tendrán que soportar. El menor crecimiento económico, que deriva en menos ingresos para las empresas y el Estado. Y, por último, la menor tasa de natalidad, que reduce la masa de trabajadores que deberán soportar con sus cotizaciones las prestaciones para la jubilación.

Según varios de los ponentes de la jornada, en el plazo de cinco años, el número de trabajadores que alcanzarán la edad de jubilación y se incorporarán al sistema de prestaciones pasará de los 300.000 actuales a los 600.000. Una situación difícil de gestionar si queremos alcanzar el objetivo de cualquier sistema público o privado de pensiones: que se garantice una jubilación holgada, con un nivel de vida similar al de la vida laboral.

 

Soluciones

Entre las diversas soluciones mencionadas para alcanzar la sostenibilidad financiera del sistema de pensiones en España, los expertos mencionaron  el fomento del ahorro (lo que se denomina la economía conductual), la innovación financiera para generar productos y servicios financieros que puedan complementar las necesidades que no cubrirán las pensiones a futuro, y la mayor transparencia y el mayor nivel de información para la ciudadanía sobre esta cuestión.

Una solución que conlleva la necesidad de que aumente la educación financiera en la sociedad, para que perciban el problema en su dimensión real y se animen a buscar otras alternativas que puedan aportarles esos ingresos complementarios que no se percibirán en el futuro.

Una propuesta imaginativa fue la de la plataforma digital mexicana de nueva creación www.millasparaelretiro.com. Es una fórmula que incentiva el ahorro a través del consumo doméstico a través de una sencilla app y una tarjeta de crédito vinculada a las compras que los consumidores van realizando en su vida cotidiana. Dichas compras generan  ahorro de forma automática destinado a la jubilación, sin cerrar la puerta a otro tipo de contribuciones motivadas por ese consumo y ahorro voluntario.

El consenso político es otra cuestión clave para materializar esta reforma del sistema de pensiones, porque las diferencias ideológicas entre los partidos, más evidentes en periodos electorales como el actual, retrasan la toma de decisiones. Una situación que, de no solventarse a tiempo, tendrá que abordarse de una manera obligatoria, una vez que los niveles de deuda pública se disparen y organismos como la Unión Europea impongan medidas para corregir el problema.


Javier Ferrer
Director Área Comunicación Financiera Proa Comunicación, apasionado del mundo de las inversiones y especialista en comunicar modelos de negocio apoyados en el asesoramiento financiero y la gestión de patrimonios

La comunicación financiera, herramienta para el crecimiento del negocio

Javier Ferrer, Director del Área de Comunicación Financiera de la agencia PROA Comunicación, explica a quién se dirige, qué aporta y cuáles son los retos de la comunicación financiera.

¿A quien se dirige la comunicación financiera?

La comunicación financiera es una herramienta de apoyo al negocio para las compañías del mundo de las finanzas: bancos, aseguradoras, gestoras de fondos, gestoras de carteras, intermediarios financieros, empresas de servicios de inversión, family office.

¿Qué les aporta la comunicación financiera?

Les ayuda a posicionar su marca como diferencial respecto a sus competidores, trasladando al mercado y a los diferentes públicos -medios de comunicación, redes sociales, consumidores, instituciones- las cualidades de cada modelo de negocio en particular. Y sirve para gestionar la reputación de las compañías, aportando transparencia cuando atraviesan dificultades y especialización a la hora de informar sobre los resultados de negocio.

¿Qué requiere un servicio de comunicación financiera para que sea eficaz?

Exige equipos altamente especializados en las actividades que generan ingresos para las entidades financieras: asesoramiento y gestión de las inversiones, planificación financiera, transaccionalidad y financiación. Y exige amplios conocimientos tanto sobre la propuesta de valor en productos y servicios como sobre los canales de distribución a través de los cuales cada compañía hace llegar su oferta a los clientes.

¿Cuáles son los retos para la comunicación financiera en el escenario actual?

La digitalización, porque acarrea un importante ahorro en costes de distribución, aporta ventajas operativas y consultivas para los clientes, obligando con ello a transformar los modelos de negocio. El endurecimiento regulatorio, en el caso español Mifid II, porque exige a los distribuidores y a los fabricantes de producto el cambio en su modelo de ingresos, así como una mayor protección efectiva de los intereses del cliente. Y, en el caso concreto de la banca, la gestión de su reputación, para mejorar una imagen dañada por las ineficiencias que provocaron la crisis del 2008 y la reestructuración posterior en el sector.

La comunicación, clave para el reposicionamiento de las entidades de asesoramiento en inversiones cara a Mifid II

La entrada en vigor de Mifid II el 1 de enero de 2018 está provocando profundos cambios en los modelos de negocio de las entidades que ofrecen servicios de asesoramiento en materia de  inversiones. En un proceso de trasposición de la normativa española a la europea todavía sin finalizar, una amplia gama de entidades que aportan, con mayor o menor protagonismo en su oferta de valor, servicios de asesoramiento para las inversiones de sus clientes, necesitan utilizar la comunicación como herramienta clave para diseñar un nuevo posicionamiento de su modelo de negocio.

Entidades de Banca Comercial, Banca Privada, Empresas de Servicios de Inversión (Agencias de Valores, Sociedades de Valores, Empresas de Asesoramiento Financiero), compañías de seguros, gestoras, y otras,  necesitan transmitir al mercado cómo han conseguido que su modelo de negocio sea eficiente en la generación de ingresos, y óptimo en el servicio a sus clientes, una vez que han cumplido con todas las exigencias de la normativa Mifid II.

Y ello, teniendo en cuenta que Mifid II obliga a realizar numerosos cambios estructurales, así como en los modelos de atención y distribución. Cambios que requieren fuertes inversiones en tecnología, cumplimiento, formación, y otras materias.

Requerimientos de Mifid II

En un reciente evento sobre esta cuestión celebrado en Madrid, Ernst & Young resumió los ámbitos en los que las entidades que se dedican al asesoramiento en materia de inversiones, deben intervenir para cumplir con la nueva regulación:

  • Clasificacion de clientes e instrumentos: Deben cumplir las nuevas obligaciones de información a clientes profesiones a los que se presta asesoramiento, y actualizar el catálogo de productos para incluir aquellos productos complejos que contempla Mifid II.
  • Informacion precontractual: Deben aportar información más personalizada y detallada a los clientes, poniendo el foco en el modelo de asesoramiento. Y deben implementar un nuevo marco de transparencia en materia de costes y gastos, lo que supone un aumento del coste en sistemas.
  • Análisis de idoneidad: Deben ampliar el contenido del Test de Idoneidad que rellenan los clientes, incluyendo su capacidad de soportar pérdidas y su nivel de tolerancia al riesgo. Y deben garantizar un uso eficiente de la información interna para perfilar a los clientes.
  • Modelos de asesoramiento: Deben aumentar el nivel de detalle en la información al cliente sobre sus inversiones, así como concretar los niveles de servicio de cada modelo de asesoramiento. Tanto el independiente (el inversor accede a un universo ilimitado de productos y paga un fee por el servicio, y el distribuidor no cobra incentivos); como el  dependiente (el inversor accede a un universo limitado de producdtos, del que un minimo del 25% es de terceros, y el distribuidor sí cobra incentivos del fabricante por vender sus productos).
  • Incentivos y remuneraciones: Las entidades de asesoramiento independiente, por tanto, deben adaptar su modelo de ingresos a un escenario sin incentivos por venta de producto, y deben extremar los estándares de calidad de servicio para fidelizar a los grandes clientes que son los que pueden generar los mayores fees por prestación de un servicio de asesoramiento.
  • Conflictos de interés: Deben adoptar medidas para prevenir conflictos de interés en las recomendaciones de inversión, lo que conlleva aumentar las herramientas de análisis y de información para que los clientes conozcan en profundidad los criterios de elección de productos, mercados, gestores, etc.
  • Governanza de productos: Deben implantar procedimientos de aprobación de productos para su comercialización, y de supervisión por parte de los órganos de administración de cada entidad.
  • Requisitos de formación: Mifid II introduce mayores exigencias en formación a las entidades que asesoran en materia de inversiones. Por ello, éstas deben determinar cómo poner en práctica internamente dichos requisitos, desarrollando nuevos planes de formación y exigiendo a sus profesionales certificados homologados que acrediten altos niveles de conocimientos y habilidades en finanzas.
  • Grabación de conversaciones: Cada entidad debe realizar la grabación de todas las reuniones presenciales con los clientes, y registrarlas en soportes que faciliten el almacenamiento y acceso sencillo por parte del supervisor para su control posterior.
  • Otras obligaciones: Deben actualizar los mapas de riesgos y de controles que exige la directiva Mifid II; reforzar el análisis de las quejas y reclamaciones de clientes para detectar riesgos de incumplimiento; y revisar sus acuerdos de colaboración con terceros.

Claves para comunicar el posicionamiento

En conclusión, las entidades especializadas en asesoramiento necesitan utilizar servicios de comunicación financiera que les ayuden a construir un nuevo posicionamiento que profundice en sus cualidades diferenciales, y que tenga en cuenta los procesos de cambio que han puesto en marcha y su resultado.

Para lo cual, la comunicación les puede apoyar en la difusión de las ventajas generadas por la estructura y el modelo de servicio elegido, seleccionando aquellos aspectos que pueden aportar mayor valor añadido a la marca:

  • Modelo de ingresos y de cobro de incentivos en función de la tipología de asesoramiento elegida.
  • En el caso de las Empresas de Servicios de Inversión, formato más óptimo para aportar dicho servicio de asesoramiento: Sociedad de Valores, Agencia de Valores, Empresa de Asesoramiento Financiero.
  • Inversiones en tecnología realizadas para adaptar todos los requerimientos en información al cliente, cumplimiento regulatorio, y seguimiento de los niveles de calidad de servicio.
  • Planes de formación continua para los profesionales que evalúen su excelencia.
  • Expectativas de crecimiento del negocio en función del modelo de servicio particular de cada entidad.


 Javier Ferrer
Director Área Comunicación Financiera Proa Comunicación, apasionado del mundo de las inversiones y especialista en comunicar modelos de negocio apoyados en el asesoramiento financiero y la gestión de                              patrimonios