Entradas

Desafíos actuales de la banca privada y claves para una comunicación eficaz del negocio

El negocio de banca privada en España sigue siendo un nicho apetecible para el sector financiero. Según la consultora DBK, a cierre de 2017 los activos bajo gestión de clientes con patrimonio financiero de al menos 300.000 euros se elevaban a 450.000 millones de euros. Un colectivo de casi 400.000 personas, residente en su mayor parte en grandes núcleos urbanos de las comunidades con mayores niveles de riqueza per càpita, lo que se conoce como el “triángulo de oro” (País Vasco, Navarra, Cantabria, Comunidad Valenciana, Cataluña, Madrid).

Fuerte inversión en recursos

La mayoría de proveedores fija en 500.000 euros el umbral mínimo que les permite aportar una oferta especializada en productos, herramientas, equipos, gestores de relación, e incluso oficinas, a sus clientes con mayor nivel patrimonial. La búsqueda de un modelo eficiente y rentable es la causa de esta limitación.

Los clientes de banca privada aportan elevados márgenes tanto fuera como dentro del balance en la cuenta de resultados de su operador financiero. Pero exigen un trato personalizado y muy profesional, por su alto nivel de cultura financiera, y por la necesidad imperiosa de confiar en un interlocutor que se convierte en la práctica en el “director” de la estrategia que debe acometer su patrimonio para cumplir un sinfín de objetivos particulares: horizonte temporal, perfil de riesgo, activos y mercados preferidos, sucesiones, estructura accionarial del grupo familiar, optimización fiscal, rentabilidad de sus inversiones…

Esto obliga a los gestores de relación a acreditar un alto nivel de conocimientos financieros y calidad en el servicio, y estar al tanto de los cambios regulatorios, utilizar tecnología avanzada para gestionar todos los ámbitos que requiere su cliente, y coordinar equipos especializados que aportan las soluciones individualizadas. Sólo así se podrá consolidar una relación estable y a largo plazo con cada cliente.

Es decir, captar y fidelizar un cliente de banca privada exige una gran inversión en recursos para cualquier operador financiero. Porque resulta imprescindible disponer de una oferta valor que sea global, a  medida, diferencial, e independiente, con el foco puesto exclusivamente en los intereses del cliente.

Modelos de negocio

En España, el negocio de banca privada sigue dominado por las grandes marcas de banca comercial. Según DBK, gestionan el 77% del total de activos de este segmento de clientes, frente al 23% de cuota que ostentan las entidades especializadas. La banca universal cuenta con una gran ventaja frente al resto: puede compartir recursos en la atención a varios segmentos de cliente, abaratando los costes. ¿Qué recursos? Sobre todo, los destinados a las actividades corporativas (RRHH, gestión financiera, productos dentro de balance, tecnología…), y comerciales (red de sucursales, objetivos de crecimiento del negocio).

Pero esta ventaja se puede convertir en desventaja. Porque en la práctica, para la banca universal es más difícil fidelizar a un tipo de cliente que apoya su confianza en el trato personalizado con un interlocutor, ya que valora menos aspectos del servicio como la digitalización, la consecución de rentabilidad para sus inversiones, y otros.

El mayor atractivo de la banca universal para este cliente es la solidez y solvencia que aporta la marca, lo que le hace fiarse de una entidad que por su dimensión y fortaleza de balance, no corre peligro de descapitalización.

La banca privada independiente, sin embargo, a priori puede cumplir mejor las exigencias de un servicio exclusivo y de calidad, aunque ello le obliga a realizar fuertes inversiones en recursos para poder materializarlo. Más aún en el entorno regulatorio actual, que tras la entrada en vigor de Mifid II, reduce las expectativas de generación de ingresos y aumenta los costes.

El impacto de Mifid II

El objetivo de la implantación de la directiva europea Mifid II es reforzar la protección del inversor y del cliente de productos y servicios financieros. Una regulación que abarca muchos ámbitos de actividad: governanza de productos, listado y definición de los servicios que se pueden aportar -gestión, asesoramiento, información, comercialización, ejecución-, reporting al cliente, formación elevada de los proveedores, transparencia en costes, proceso de seguimiento y optimización de las inversiones….

El impacto en el negocio de banca privada es, por tanto, enorme. Hasta el punto que el sector considera a  Mifid II como una oportunidad para reordenar los modelos de negocio, ya que debe adaptar la mayoría de sus actividades (y con ello, la expectativa de costes e ingresos) a esta nueva forma de trabajar.

En este punto destaca sobre todo la disyuntiva entre asesoramiento independiente, aquel por el cual el cliente paga un fee recurrente y puede acceder a todo el universo de activos financieros comercializable con las recomendaciones de su advisor, frente al asesoramiento dependiente, donde el advisor recomienda activos al inversor, y cobra comisiones del fabricante por aquellos que su cliente ha comprado dentro de un universo de productos limitado, siempre que se cumplan requisitos en cuanto a la transparencia en ingresos y costes, y la calidad de servicio.

La tecnología está cumpliendo su papel como herramienta para agilizar la implantación de los requisitos de Mifid II, logrando el mayor ahorro en costes posible. Incluso, está permitiendo que afloren modelos de banca privada apoyados en la gestión y/o asesoramiento automatizado, dirigidos a patrimonios elevados, sin el concurso de gestores de la relación, para aminorar el nivel de gastos.

El papel de la comunicación especializada

Sin embargo, cualquier modelo de negocio en banca privada debe apoyarse en una relación personal entre el cliente y su interlocutor, para que consiga sus objetivos de eficiencia/rentabilidad, y crecimiento. Retos que sólo con clientes fidelizados al 100%, y con la totalidad de necesidades financieras y patrimoniales satisfechas por su proveedor, se pueden alcanzar.

El papel de la comunicación financiera especializada, es clave para ayudar a cada operador a optimizar sus estrategias de adaptación regulatoria y de crecimiento de negocio. Porque ayuda a posicionar cada marca con sus fortalezas, tanto si su estructura es una banca universal con equipos y áreas especializadas, como si se trata de modelos de banca privada exclusiva e independiente, u otros no bancarios. Y porque el secreto del éxito para fidelizar es aportar un servicio global y a medida para cada cliente, lo que se puede lograr si éste percibe las fortalezas diferenciales de marca de su operador.

La banca privada es un servicio que gestiona la relación integral del cliente con su operador financiero: las necesidades de asesoramiento y gestión para su patrimonio, las necesidades de optimización fiscal, las necesidades de transaccionalidad, y las necesidades de financiación. La comunicación se convierte, por tanto, en una herramienta que transmite la apuesta de valor diferencial escogida por cada proveedor de banca privada, y las claves de su éxito en la estrategia de fidelización de sus clientes y crecimiento de su negocio.


 

Javier Ferrer
Director Área Comunicación Financiera Proa Comunicación

El Observatorio Proa Comunicación con Martínez-Almeida, en Dircomfidencial

Dircomfidencial se ha hecho eco del Observatorio Proa Comunicación que se celebró el pasado 10 de mayo con el candidato del PP a la Alcaldía de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, como ejemplo de los actos que las agencias de comunicación han organizado en las últimas semanas con diferentes candidatos a las elecciones generales y a las autonómicas y municipales, que tendrán lugar el próximo domingo 26 de mayo.

La presencia de políticos en este tipo de encuentros es una prueba del crecimiento que está experimentando el área de Asuntos Públicos dentro de las agencias de comunicación, que buscan convertirse en una parte fundamental del debate público que se genera en la sociedad, especialmente en época de elecciones. Según explica Lucía Casanueva, socia directora de Proa Comunicación en el artículo, el objetivo con estas acciones es generar “un dialogo fructífero con los empresarios”, en el que “no se recurra al típico argumentario” por parte del político.

Puedes acceder al vídeo con Martínez-Almeida aquí.

Claves para un sistema de pensiones viable en el futuro

La inviabilidad futura del actual sistema de pensiones público, contributivo y de reparto en España es una de las cuestiones urgentes a abordar por cualquier gobierno, pero la conveniencia política hace que se posponga una y otra vez.

El experto Diego Valero, presidente de la consultora Novaster, explica para Proa Comunicación las causas del problema, y propone soluciones para que el sistema de pensiones mantenga el nivel de prestaciones actual para las futuras generaciones.

Sistema inviable

¿Por qué no es viable el sistema? Por dos factores. El primero,la mayor longevidad de las personas, que  alarga el tiempo efectivo de recepción de las pensiones,  y con ello el gasto. El segundo, el elevado porcentaje (80%) que representa la pensión sobre el salario recibido en la vida laboral, lo que desincentiva al ahorrador para buscar alternativas fuera del sistema público.

El resultado es la no sostenibilidad del sistema actual a largo plazo, lo que obligará a reducir el porcentaje de la pensión frente a salario, y/o aumentar la edad mínima para la jubilación. Es decir, el número de años de cotización a la Seguridad Social, si se quiere percibir la pensión de jubilación en su nivel actual.

Por tanto, el primer paso que necesita dar el ahorrador es conocer cuál va a ser la prestación que percibirá en el momento de su jubilación, para poder establecer un plan de ahorro a su medida. Es una información que el estado debería  facilitar a los ahorradores, pero que no hace.

Modelo eficiente de pensiones

Existen otros modelos de pensiones mixtos que combinan la prestación desde el sistema público con aportaciones desde la empresa y el ahorro individual, que son mucho más eficientes que el actual.

El modelo más eficaz debería ser aquel en el cual el sistema público determine un nivel mínimo básico para la subsistencia, añadiendo un nivel de prestación en función de las contribuciones realizadas, más la utilización de la economía conductual para fomentar el ahorro entre los individuos.Si se aplica este modelo, el nivel de ahorro futuro será sostenible porque crecerá la bolsa para pensiones.

La comunicación, herramienta clave

La comunicación puede servir para dar a conocer nuevos modelos distintos al vigente,  tanto para el ahorrador como para las entidades públicas y privadas involucradas, y mover a la toma de decisiones.  La comunicación, en definitiva,  debe ser la herramienta que indique a todos el camino a seguir.

La comunicación es por ello, clave,  para informar a los ahorradores sobre las distintas opciones de prestación en su etapa de jubilación si no varían su estrategia, y para aclarar qué nivel de pensión se alcanzará en función del nivel de ahorro asumido.

Además, la comunicación puede ser muy útil para estimular la economía conductual, es decir, el análisis de los comportamientos económicos en función de la psicología humana. Si se utiliza como herramienta para este fin,  puede convertirse en una palanca imprescindible para interpretar, y corregir, comportamientos.  Y lo que es más importante, ayudar en la toma de decisiones.

Concienciar a la sociedad sobre la necesidad imperiosa de buscar alternativas al sistema actual de pensiones debe hacerse de forma  simple, sencilla, y atractiva, y en el momento adecuado. El resultado será una toma de decisiones rápida y correcta.


Javier Ferrer
Director Área Comunicación Financiera Proa Comunicación, apasionado del mundo de las inversiones y especialista en comunicar modelos de negocio apoyados en el asesoramiento financiero y la gestión de patrimonios

Warren Films, la productora de Ben Kendall, produce la campaña de McCann para la DGT premiada con el Gran Ampe de Oro

La productora de Ben Kendall, director creativo de Proa Comunicación, ha realizado la campaña “Vivo o Muerto”, creada por la agencia McCann para la Dirección General de Tráfico premiada con el Gran AMPE de Oro en Multimedia, categoría que engloba más de tres medios que concede la Asociación de Medios Publicitarios de España.

Se trata de un gran reconocimiento para Warren Films,  encargada de la producción de todos los spots de la campaña.

Dobles en tierra quemada

Situados en un punto intermedio, pero impreciso (y al parecer, móvil) entre el debate parlamentario y el mitin de partido, los debates televisivos han menudeado acrecentándose en múltiplos de dos: dos han sido los debates de los números uno, dos los debates de otros candidatos (por Barcelona, por ejemplo, en RTVE y TV3), los debates entre dos han sido entre cuatro,  o entre seis, y hasta el propio año electoral parece una cita a doble vuelta entre el 28 de abril y el 26 de mayo.

Ha habido debates a pares, sí, y a nones también, por los noes (y los “no es no”), las negaciones, la negatividad, las exclusiones. Ha habido debates, o momentos en los debates, que parecían propios de partidos de dobles entre izquierdas y derechas. De tenis, quizás (aunque sin ahorrar raquetazos a la pareja), sólo que no en tierra batida. Por la acumulación de bilis, por la energía mal dirigida, inquina verdadera o fingida, mala educación y prepotencia, parecían, antes bien, dobles en tierra quemada. No desdeño la palabra inglesa que, con mueca de disgusto que se le asemejaba, le oí a un profesor británico para resumirme lo que habían sido: nasty.

Pues, con toda la expectación que provocaban, la experiencia ha abocado a una paradoja decepcionante: cuanto más necesarios parecen, más saturados y estragados quedamos una vez concluidos. La peregrina sugerencia, recalcada por Pablo Iglesias, de que los debates electorales deben ser obligados y estar regulados por ley es un síntoma de esa peculiaridad tan hispana de querer resolver por vía jurídica con letra pequeña lo que debería pertenecer al espíritu vivificante de la palestra democrática.

Si de veras es tan perentoria esa demanda de debatir, ese espíritu no puede corporeizarse únicamente en prebostes de partido que acuden ritual o rutinariamente una noche cualquiera de campaña a un estudio de televisión a decirse de todo y más, sino en exigencias sobre las que no se puede legislar, pero que constituyen un mínimo cívico. En pocas palabras: no se deberían tolerar faltas que en otra forma de intercambio público servirían para dar por concluido el acto.

Pero si los encontronazos han sido tan broncos se debe a que constituyen una expresión muy pura de algo tan sumamente turbio como difundido: los modos destructivos de la dialéctica (es un decir) política española. Concebidos asimismo como estrategia, o eso parece, el tremendismo y la estridencia quieren conquistar el campo de juego, pero ¿lo han conseguido? Nótese que responder sencillamente sí o no se antoja muy ambiguo.

El campo de la discusión pública está sectarizado, y lo está en los medios, tanto o más, que en la propia política, de forma que no sólo se trasladan esas maneras a los platós televisivos, sino que, como en un bucle, tienen su continuidad en los medios mismos Por consiguiente, en vez de que el tono unánime de la prensa sea de repugnancia, cada cual está más pendiente de que salgan con bien sus patrocinados para poder declararlos algo así como victoriosos. Y a veces, se ha visto, en contraste acusado con el parecer de los especialistas.

De ahí que haya sido tan frecuente la comparación con los espacios televisivos de “vísceras”, más Mediaset que Atresmedia. O que se asemejaran a chillar en una discoteca con la música al máximo.

Ahora bien, en una sociedad hipertecnológica, la solución más rápida parece siempre la más eficiente. Sin embargo, aplicada al cuerpo social, esta receta no funciona así. Sería tanto como hacer equivalente la conmoción al convencimiento, salvo que no se persuade a puñetazos, ni siquiera dialécticos. De modo que algunos han obrado como los generales aliados en la Primera Guerra Mundial, en la confianza de que un bombardeo de saturación aniquila al enemigo para permitir avanzar en tierra de nadie. Sólo que éste queda cómodamente agazapado y no tarda en responder con fuego de ametralladora: menos contundente, pero más mortífero. Y de este modo no se ocupan trincheras, ni siquiera cuerpo a cuerpo.

Por contraposición, aventurarse a renunciar a esas formas, como hizo Pablo Iglesias en su segundo debate, era correr el riesgo de caer en la irrelevancia, al querer hacer ejemplo del contraejemplo. Y adviértase que para ello tuvo incluso que suplir a los moderadores en sus reprimendas. Fue otro rasgo llamativo: los moderadores estaban tan desnortados  en un medio ambiente tan recalentado, y tan ansiosos de que los contendientes no se sintieran ceñidos por ningún corsé de cortesía, que los debates acabaron por desmandarse. Es revelador que no recibieran luego los reproches que se le dedicaron a Manuel Campo Vidal en ocasiones parecidas en 2015 y 2016.

Añadamos que entre lo más insólito ha estado el hecho de tener dos debates en días sucesivos entre los primeros espadas de los cuatro principales grupos parlamentarios, y que ello se debiera, sobre todo, a una carambola, fruto involuntario de una decisión razonable de la Junta Electoral Central: dejar fuera a Vox en el debate previsto en Atresmedia. Razonable, no ya para el criterio técnico de carecer de representación parlamentaria, sino por el agravio comparativo con otros que sí la tenían. Con ello quedaba castigado el oportunismo de Pedro Sánchez, que se acogía a las virtudes de la televisión público sólo cuando no salía a su gusto la combinatoria de las privadas. A la fuerza ahorcan: hubo de acudir, no tenía otra, a ambas convocatorias, y eso influyó en su conservadurismo estratégico en la forma de debatir, y en sus malos modos.

No menos extravagante fue poder asistir a un debate en el que dos candidatas atacaban sañudamente y en primer lugar….¡al moderador!, impugnando, no su papel en el debate sino su cargo mismo, ¡y entregándole incluso su carta de dimisión ya redactada! Sucedió en Barcelona, con Inés Arrimadas y Cayetana Álvarez de Toledo frente a Vicent Sanchis, director de TV3. Era legítimo y acaso obligado pedir que Sanchis no moderase el debate, por estar procesado y reprobado parlamentariamente, como si la emisora no tuviera, además, otros  periodistas. Y no hay que descartar que Sanchis se sirviera del debate para realzar un perfil muy cuestionado. Pero una vez que se aceptan, hay que acomodarse a las reglas del guión.

Y oh paradoja, ahí va otra: el vicio político de abundar en falsedades sin rebozo, tan descarnadas y frecuentes en los debates de este año, ha estimulado en los medios informativos los grupos de fact-checkers, comprobadores de la veracidad de los datos (de El objetivo de la Sexta a La Vanguardia, por mencionar los más sobresalientes).

Con todo, ofrecer estas admoniciones político-morales no es óbice para administrar a la vez algunos consejos de índole decididamente técnica. Y es que la perplejidad personal no se limita en este caso al manido “qué políticos tenemos” (con signos, no de admiración, de resignación más bien) sino a un interrogativo y asombrado: “pero, ¿qué asesores son estos que tienen?”

En primer lugar, se hace patente un problema objetivo: aumentar el número de contendientes en un mar de indecisos supone que el candidato no sólo ha de persuadir, sino que debe empezar por buscar a su votante en esa masa ingente, lo mismo que el votante su opción. Y hay que imaginar estrategias al efecto para sobresalir sin carbonizar el debate.

Segundo, asombra que la última alocución de cada debate, el llamado, “minuto de oro”, que ha de ser resonante y para acabar en alto, haya sido tan mal utilizada.  Los símiles retóricos que aspiran a ser unívocamente memorables, de un modo simplón, y más impostados que vividos por actores poco naturales – la “niña” de Rajoy, el “¿escuchan el silencio?” de Rivera- pueden acabar bordeando el ridículo y son carne de meme. El mensaje entrecortado por el apremio de asestar los últimos varazos, como le sucedió a Casado, tampoco es precisamente recomendable. Ese minuto debe estar tan ensayado que ni siquiera lo parezca, debe prescindir de papeles, de cualquier distracción. Ha de ser resuelto, impecable, inevitable en el mejor sentido.

Tercero, igualmente llamativo ha resultado el uso y abuso de los llamados “elementos visuales” -fotos enmarcadas, tesis doctorales, libros, rollos de papel, gráficos y estadísticas sin fuente acreditada- que han salpicado el desarrollo de los debates de modo extemporáneo: recurrir a cualquier cosa que pueda caber en la mano, o en el exiguo atril (y era increíble que cupieran tantas). También han sido justo objeto de ridículo.

Todo lo cual lleva a concluir que, mañas dialécticas aparte, los debates precisan de una oratoria más profesional, pero sin las vacuidades retóricas a las que estamos, desgraciadamente, acostumbrados. Se debe entender que los debates pueden ser la ocasión de presentar alguna fórmula ideológica bien encarnada por el que pretende ser “líder”, pero hay que idear una estrategia consistente y persistir en formas constructivas: los modos virtuosos parecen inicialmente más endebles, pero si arraigan son más sólidos

Indiquemos para terminar que, si bien este análisis está en lo substancial meditado antes de conocer el resultado de las generales, invito al lector a que considere en qué medida la forma de proceder en ellos de los líderes políticos ha influido en sus respectivos resultados.

Y es que esto es sólo el fin del primer acto. Los debates del segundo, a buen seguro, podrán serán menos ásperos, mas no necesariamente mejores. Veremos.


                   

Pablo Carbajosa 

Responsable del Área de Oratoria de Proa Comunicación y coordinador del Club de Debate de la Universidad Pontificia Comillas de Madrid

José María Segovia explica las claves de una buena prestación de servicios profesionales y la importancia de la reputación

José María Segovia, ex presidente de Uría Menéndez, explicó el viernes en un Observatorio Proa las claves de una buena prestación de servicios profesionales, entre las que destacó la obsesión por la excelencia y el perfeccionismo. También señaló como muy importante la gestión de los recursos humanos, en la que, en su opinión, es imprescindible compaginar la máxima exigencia con las personas con la generosidad. En este punto, abogó por fomentar el sentido de pertenencia a la compañía en todos los estamentos de la misma.

Todo ello, en su opinión, redunda en un buen servicio al cliente y, por tanto, en algo que consideró de suma importancia, la reputación de la compañía, un intangible fundamental para hacer crecer los negocios.

¿Pausa y aceleración o pausa y estancamiento?

Como viene siendo habitual en los últimos meses los datos macro son difíciles de interpretar. Seguir la gran cantidad de datos diarios y elaborar una tesis macro es como construir un puzle que está cambiando continuamente de fisionomía. Si normalmente esto es difícil, los últimos meses han sido especialmente complicados, con datos clave ofreciendo señales contradictorias, fuertes revisiones y varios elementos excepcionales. El comportamiento de los mercados añade más dudas a una macro compleja, dejando la carga de la prueba sobre la continuidad del ciclo en la segunda mitad del año.

Pese a toda esta confusión, no esperamos una mejora sustancial en el ritmo de crecimiento. En Fidentiis Gestión – Global Strategy, esperamos una estabilización en el 2Q19 por debajo de potencial, lo que dará paso a un estancamiento, en el que los riesgos de recesión aumentan, con un crecimiento mundial en el entorno del 3% para 2019 (EE.UU. 1,5%, EA 0,7%, China 6,1%).

La clave del cambio de marcha en la economía mundial está en la debilidad del sector manufacturero. La esperada recuperación de la actividad en el 1Q19 no se ha producido y continuó deteriorándose. China, por primera vez en muchos años, rebajó el crecimiento esperado al 6%-6.5%, la parte de baja del rango objetivo. En la Eurozona, la revisión fue más agresiva, pasando del 2% a cerca del 1%. En EE.UU., pese a la debilidad de los datos del 1Q19, las estimaciones de crecimiento siguen alrededor del 2,3%.

El giro de los bancos centrales permitirá una estabilización del crecimiento en el 2Q19. El cambio de sesgo de la FED a principios de año fue decisivo para revertir la contracción de condiciones financieras de finales de año y empujó al resto de bancos centrales a una nueva ronda de estímulos. Los mercados han descontado el fin del ciclo de subidas de tipos en EE.UU. y han japonizado las rentabilidades en Europa. La expectativa de resolución del conflicto comercial y la menor probabilidad de un hard Brexit ayudan a disipar la incertidumbre política. Por último, los estímulos chinos revertirán la debilidad de los últimos trimestres.

Sin embargo, creemos que es difícil ver una mejora sostenida hacia ritmos de crecimiento cercanos a potencial por los siguientes motivos:

No vemos una recuperación del sector manufacturero. Los componentes adelantados siguen siendo negativos y anticipan debilidad en el 2Q19 (nuevas órdenes, órdenes de exportación y expectativas siguen deteriorándose). Esto seguirá presionando a la producción industrial, inversión y empleo. El patrón histórico es que el sector manufacturero impactando en los servicios.

EE.UU., economía más robusta y principal fuente de demanda desacelerará notablemente y vemos riesgo a la baja en las estimaciones de crecimiento. Independientemente de la opinión más o menos positiva sobre el ciclo americano, no hay discusión en que el crecimiento va a pasar del 3,1% a tasas ligeramente por encima del 2% según consenso.

El objetivo del gobierno chino es estabilizar la economía alrededor del 6%, no iniciar una aceleración que vaya a impulsar significativamente el crecimiento económico mundial.

Los síntomas del estancamiento crónico vuelven a ser visibles, con la euforia de la reflación ya en el olvido. Tipos reales negativos, expectativas de inflación a la baja, productividad raquítica, caída de la inversión y crecimiento anémico, vuelven a validar la tesis del estancamiento secular.

La pausa en las subidas de tipos y fin del QT de la FED y el TLTRO del ECB, no son medidas de estímulo adicionales para impulsar la economía, sino que representan una señal de pausa para estabilizar las condiciones financieras.

La resolución de riesgos políticos seguirá sometida a incertidumbres: un acuerdo comercial China – EE.UU. pondrá probablemente el foco en la U.E., la prolongación del Brexit seguirá retrasando decisiones de inversión y la oleada electoral europea puede dar sorpresas. La ausencia de riesgos geopolíticos es siempre la excepción, pero en un contexto de bajo crecimiento su impacto se amplifica.

Un nuevo ajuste en condiciones financieras, incluso menor al del 4Q18, nos lleva a una recesión. Los mercados descuentan un escenario de pausa mid-cycle o “goldilocks”. Si los argumentos de esta tesis (aceleración del crecimiento europeo y chino, y un soft-landing en EE.UU.) vuelven a ponerse en duda ante un deterioro adicional en los datos, creemos que la reacción del mercado será igual de violenta que a finales de 2018. El escaso margen en política fiscal y monetaria magnifica este mecanismo de transmisión a la economía real. No encontraremos grandes desequilibrios que justifiquen una recesión, pero el caprichoso cambio en el apetito de riesgo puede ser un factor definitivo.



Jorge Nuño 
Gestor del fondo Fidentiis Global Strategy de Fidentiis Gestión

PROA Comunicación organizó el IV Campeonato para periodistas Madrid SnowZone

El IV Campeonato para periodistas Madrid SnowZone superó el récord de participantes con la asistencia de más de 50 periodistas, entre los que destacó Mercedes Milá. Organizado por PROA Comunicación, el evento congregró a un total de 23 medios nacionales: Telecinco, La Sexta, RTVE, Telemadrid, Cadena SER, Discovery, Movistar+, Europa Press, Servimedia, EFE, Hearst, RNE, Política Local, Esdiario, Unika FM, Travesía, Ràdio Sant Boi, Hablemos de esquí, I love ski, Cadena Ibérica Radio, Nevasport y Planet BPM. RTVE y Hablamos de esquí se proclamaron campeones en las categorías de snow y esquí, respectivamente. La periodista y presentadora Mercedes Milá acudió en representación de SCIJ Spain, club internacional de periodistas fundado en 1955.

“España lidera la gestión, la medición y el saber hacer en reputación”

Actualmente la reputación y la confianza son el activo más valioso de las compañías. Los intangibles ya suponen más del 85% del valor de las empresas en el S&P 500. Del valor de la reputación y del propósito de las empresas hablamos con Ángel Alloza, CEO de Corporate Excellence.

Además, explica cuáles son las principales conclusiones del Informe ‘Approaching the Future: Tendencias en Reputación y Gestión de Intangibles 2019’, elaborado por Corporate Excellence – Centre for Reputation Leadership junto a Canvas Estrategias Sostenibles. También reflexiona sobre cómo ha mejorado el activo reputacional en España y cómo se debe dar más valor a la voz del consejero delegado dentro de una organización.

La cuarta edición de este informe ha contado con la colaboración de Dircom para la difusión del trabajo de campo y de la Cátedra de Métricas y Gestión de Intangibles para el análisis de resultados. El informe recoge el presente y el futuro de la gestión de intangibles, especialmente las tendencias emergentes en reputación, sostenibilidad, ética y transparencia.

Rafael Villaseca, en el Observatorio PROA Comunicación: “Estamos en pleno proceso de cambio”

Rafael Villaseca, ex consejero delegado de Gas Natural Fenosa y actual Presidente de la Fundación Naturgy, participó en el Observatorio Proa Comunicación celebrado en la sede de Boston Consulting Group el miércoles 10 de abril.

Rafael Villaseca es ingeniero industrial por la Universidad Politécnica de Cataluña y MBA por el IESE. Fue consejero delegado de Gas Natural Fenosa durante trece años. En la actualidad preside la Fundación Naturgy (antes Gas Natural Fenosa) y es consejero de Cementos Molins y VidaCaixa, además de vocal del Consejo Consultivo de Foment del Treball Nacional y miembro del Capítulo Español del Club de Roma.

Entre sus reconocimientos, destaca el ya mencionado premio al mejor CEO del año de la edición 2010 de los Platts Global Energy Awards, los galardones más prestigiosos del sector energético, que le fue concedido en Nueva York. Este premio, que reconoce la trayectoria profesional y los logros más recientes del galardonado, valora la visión estratégica, la decisión y el liderazgo, así como la demostración de claridad de visión, juicio y motivación suficientes de los directivos para transformar sus organizaciones.

Los Observatorios Proa son foros estables de discusión que cuentan con la participación de destacados directivos, políticos y profesionales. Nacen con la vocación de ser un laboratorio de ideas donde se fomente un diálogo genuino para debatir temas de actualidad empresarial, así como la reputación corporativa, la marca y los asuntos públicos como elementos importantes para la mejora de las compañías.

Entre las personalidades que han participado en estos encuentros destacan el economista Manuel Conthe; el ex Ministro de Educación, Cultura y Deporte José Ignacio Wert; el escritor y sacerdote Pablo D´Ors; el Director de Comunicación Externa de Deloitte, Antonio Belmonte; el Director de Comunicación y Relaciones Institucionales de El Corte Inglés, José Luis González-Besada; el Alto Comisionado para la Marca España Carlos Espinosa de los Monteros; la escritora y periodista Pilar Urbano; el director general de Información y Control de Publicaciones S.A. (OJD), Manuel Sala; el profesor de Comunicación Corporativa y Gestión de Crisis en IESE Business School Yago de la Cierva; el director de Innovación Digital de Vocento, Borja Bergareche, y el presidente de Multinacional por Marca España, Chema Palomares, entre otros.