Las claves secretas del “branding”

¿Branding? ¿Imagen de marca? ¿Relevancia? Una marca que se precie tiene que ser algo más que un logotipo, unos colores, un nombre sonoro fácil de recordar, un slogan atractivo y memorable, etc. Para que una marca no se quede en algo tan simple -y por lo tanto tan débil- necesita de un proceso que la convierta en algo único, diferente y especial.

Una marca debe tener un valor diferencial siempre, un “algo’’ que llame la atención y despierte la curiosidad. Para llegar a ese algo hay que buscar hasta encontrar en lo más profundo los pilares que han de sostenerla, eso que la hará fuerte ante sus competidores y conseguirá que brille. Asociaremos a nuestra marca una estrategia, siempre pensada para hacernos llegar a donde queremos estar. Y ésta es la parte más complicada; tener la idea genial que coloque a nuestra marca y productos en lo más alto que podamos alcanzar y que nuestra competencia ni se imagina que existe.

Es un proceso largo, intenso y fundamental. Y es largo porque una vez creada esa imagen de marca hay que gestionarla, lo cual implica que el camino no acaba ahí, en el punto en el que ya sabemos quienes somos, sino que discurre paralelo al que nuestra marca siga, acompañándola, corrigiéndola y mejorándola para seguir diferenciándonos y adaptándonos a los cambios que puedan surgir a nuestro alrededor: en nuestros competidores, en nuestros clientes… en el mercado en definitiva. Sólo así conseguiremos construir algo que merezca la pena, algo realmente relevante y a tener en cuenta por los demás. Porque nosotros siempre nos vemos estupendos frente al espejo, pero la realidad suele ser algo menos optimista.

Y lo más importante: cuando la competencia vea dónde nos hemos posicionado -hablo en pasado porque cuando los demás te ven tú ya estás donde quieres que te vean- será demasiado tarde para que te alcancen. Este es una de las misiones más importantes del branding, colocarte en clara ventaja respecto a los que tienes alrededor.

Todo esto bien regado de valentía, coraje y tripas, bailando bien pegado al cliente en una baldosa de 35×35 el chotis más agarrao de tu vida.

Qué importante es el chotis.

Pero de eso ya hablaremos otro día.


Alfonso Villar
Director Creativo de Proa Comunicación